martes, abril 23, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraCamiseta 10 | ¿Hacia dónde van las miradas?

Camiseta 10 | ¿Hacia dónde van las miradas?

Por alguna vez, y vaya que ese día tenía que llegar, los ojos del fútbol no estarán hoy puestos en el partido del Real Madrid. Los blancos enfrentarán, en un capítulo que le puede sacar chispas al fuego, al Liverpool. Estamos hablando de la Liga de Campeones (o Champions League), el marco que los madridistas adoran porque es ahí el campo en el que sus gestas han impresionado al planeta entero. Pero no. No es ahí hacia donde se dirigirán Las miradas del fútbol. Volteando hacia arriba en el mapa imaginario, enfocarán el punto de la geografía donde se encuentra Manchester, el puerto inglés en el que el Manchester City, con toda su carga de favoritismo, con todo su Josep Guardiola al frente verá arrancar desde el medio de la cancha hasta los confines de su arco a uno de los jugadores más apetecidos por los clubes de tronío y los medios de comunicación del mundo: sí, claro, estamos hablando de Erling Haaland, ese ventiañero del Borussia Dortmund que tiene andando de cabeza a las gerencias de aquí, de allá y de más allá en procura de meterlo de perfil y de lleno en sus lujosos planteles…

Mañana no será diferente. Así como el noruego jala miradas, por en Munich andará, con ese poder que parece infinito y esa determinación de toro salvaje, un francés de veintidós años de edad y que ya tiene en sus hombros las charreteras de campeón del mundo. El París Saint-Germain chocará en partido de luces prendidas con el Bayern actual monarca del reinado europeo, pero no sabemos si la atención estará en el resultado del juego o en el muchacho por el que las más reputadas instituciones libran una batalla de convencimiento y dinero por llevarlo. Los tiempos actuales, para bien o para mal, tienen esa característica que parece haber derribado desde sus ramas hasta las raíces aquellos valores que hablaban de mística y romances…

Se decía que hacía mucho tiempo que el fútbol no daba un antagonismo que derivara en cierta rivalidad como la que durante los años recientes han alimentado Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Bueno, y para que la afición no se quede callada, para que haya nuevos temas que enciendan las discusiones de esquinas, café y cerveza, ahora surgen estos dos tipos que prometen meter el alma y generar una disputa por ser el que lleve la antorcha en los años post pandemia que han de venir. Va a ser lindo, como dicen en Buenos Aires, Montevideo y Santiago de Chile, o “bacano”, como hemos oído en las calles de Río de Janeiro, verlos a los dos siguiendo la saga de Messi y Cristiano, y disputando la vanguardia del fútbol universal de la que serán los actores fundamentales. Nos vemos por ahí.

Lo último