miércoles, mayo 29, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraCamiseta 10 | Leonardo, menuda tarea…

Camiseta 10 | Leonardo, menuda tarea…

Hace algún tiempo, cuando la diáspora de jugadores venezolanos comenzaba con timidez, Laureano González, por entonces vicepresidente de la Federación Venezolana de Fútbol, nos hizo esta observación: “Leonardo González es un jugador bueno para exportar. Sus condiciones, su presencia, su manejo de los partidos lo hacen candidato”.

Los días pasaron desde las trincheras del Trujillanos, y Leonardo nunca reventó las fronteras del país para mostrarse en otro fútbol.

Pero como son las cosas; hoy día, insospechadamente, sí viajará a mostrarse en otras latitudes, solo que como director técnico de la selección nacional y no como centrocampista arquitecto de los partidos y atacante que una vez fue.

Ido José Peseiro, y con la Vinotinto perdida en el espacio, González decidió recoger el guante. Y esto ha de ser, según como se vea, una responsabilidad o una aventura. Hombre serio, de pocas palabras pero certero en sus juicios, sabe que se juega muchas cosas, especialmente su prestigio como conductor de equipos en estos capítulos por escribir ante Argentina, Perú y Paraguay, en estos días parados del otro lado de la cancha.

Su teléfono repicó el lunes con insistencia, piso el suelo de la Federación a las pocas horas para tomar las riendas de la selección, y ya el martes anunció su primera práctica con los futbolistas disponibles.

En realidad apenas podrá contar con el plantel completo esta semana, es decir, con los que juegan en el exterior, pero no se angustia. No hace alarde, y en razón de la emergencia en la que fue llamado hace lo posible por no ser demasiado notado, no obstante el juego de palabras formado por las cuatro primeras letras de su nombre.

A diferencia de otras épocas y circunstancias, de otros técnicos y otras luces, la llegada de Leonardo González a la selección no ha causado revuelo.

Es vista, preferentemente, como un salvador a medio tiempo que tratará de librar por todos y para el que no habrá diferencia entre un jugador del medio local a uno de Europa, porque total, desde aquí en adelante y hasta que se jueguen los partidos para los que fue llamado, todo será una emergencia y una vuelta a una realidad que golpea…

Aparece en la Vinotinto callado, sin aspavientos y consciente de cuál va a ser su papel en la transición. Al final de todo, fracasar no sería una hipoteca que él tendría que pagar solo. Habrá otros deudores, tal vez los que sean responsables de que esto llegue a donde ha llegado.

EN TIPS

Dueto

En un tiempo, años 80, se dio un extraño caso: la Vinotinto era dirigida por dos entrenadores: Luis Mendoza y Manuel Plasencia.

Duda

Después del fracaso en las eliminatorias al Mundial 94, Ratomir Dukovic pidió a la Federación que le rebajaran el salario. Nunca se supo si fue por honestidad o para que no lo despidieran.

Duradero

El inglés Alex Ferguson batió todos los records: se mantuvo durante 24 años al frente del Manchester United. Aún es un valor amado en la ciudad portuaria.

Breve

Humberto Ortiz dirigió en 1992 a la selección de Colombia, pero marcó una huella insuperable: solo estuvo tres semanas en el cargo.

Los que se han ido

No hay oficio más volátil que ser entrenador de fútbol, y Suramérica marca el camino. Todo se inició con Carlos Queiroz, para quien no fue posible entender la manera de ser de los colombianos.

Siguió el “release” de Juan Carlos Osorio de Paraguay y de Jordi Cruyff de la selección de Ecuador, y continuó con Reinaldo Rueda, a quien el ambiente chileno nunca le entró en la piel. Y ahora José Peseiro, a quien se le abrió un boquete en la cuenta bancaria y debió dejar todo como estaba.

Siguen, imbatibles, César Farías en Bolivia, Tite en Brasil, Lionel Scaloni en Argentina, Ricardo Gareca en Perú, y Óscar Tabares en Uruguay.


Lo último