domingo, febrero 25, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraCamiseta 10 | Messi y Cristiano, almas gemelas

Camiseta 10 | Messi y Cristiano, almas gemelas

La época los tomó como ídolos universales y héroes invictos. No había quien se les parara al frente sin el riesgo de salir derrotados. Encendían las discusiones de fútbol paras dilucidar quién era el mejor, y al final de las polémicas la afición agradecía que tal coincidencia les hubiera permitido disfrutar de sus genios. Uno revivía el juego de picardía y gambeta de los viejos y queridos años; el otro era el genuino representante del fútbol contemporáneo, esto es, de la dinámica y la potencia. En realidad no solo eran dos jugadores de gran capacidad, sino el enfrentamiento entre escuelas muy claramente diferenciadas.

Un cantor brasileño dijo alguna vez, no recordamos refiriéndose a quien sabe cuál situación, que “ahora somos mejores, o menos infelices”. Y si damos vuelta atrás nos damos cuenta que con los guerreros caídos, solitarios en la cancha con heridas de guerra, damos crédito al decir según el cual todo lo que comienza termina, porque al final la felicidad no es eterna.

Cayó Lionel Messi en Madrid, cayo Cristiano Ronaldo en Manchester. Los vimos vencidos, venidos a menos, derrotados, convertidos en la metáfora de la espada rota. Y entonces se puede pensar que no puede haber mayor coincidencia que se hayan despedido de la Champions League, su máxima anhelo, con días en el medio. Messi hace poco más de diez días, Cristiano hace cinco. No obstante, aún les queda una magnífica oportunidad, la última de sus ilustres carreras para trascender: el Mundial de este año en Catar. Con sus selecciones, Argentina y Portugal, y si es que esta al final clasifica, podrán soñar con una conquista que se les ha negado: ganar el cetro universal.

Hemos sostenido que para juzgar a los dos grandes jugadores en cuando a su posición en la historia, habría que aguardar por su retiro. Y, una vez consumado este paso, esperar cinco, diez años para conseguir su lugar porque es así como miramos al trasluz de los tiempos, apartando las encendidas pasiones del momento actual, lo grande que han sido estos hombres. ¿Han sido verdaderamente inmensos, como se suele decir, o el paso del tiempo hablará en otro idioma? Ahora recordamos una frase que le oímos a un poeta: “La vida que pasa no es toda la vida”, y así habrá de ser. Llegan nuevos ángeles, otros elegidos, y pronto volveremos a oír aquello: “Son los mejores de todos los tiempos”. Ah, caramba. Siempre hay mejores de todos los tiempos. Siempre habrá almas gemelas.

Lo último