viernes, abril 12, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraCamiseta 10 | Penales y penales

Camiseta 10 | Penales y penales

El Sevilla llega al área, hay un tumulto de jugadores y el rebote cae en la confusión; allá, en el territorio de las angustias, Militao se eleva y toca la bola con uno de sus brazos. La jugada sigue, una pelota larga va a parar a los pies de Karim Benzema, y el arquero Bono, en la desesperada, va a sus pies y el árbitro sentencia el claro penal. El juez va al VAR, y para asombro de los televidentes exclama: “¡Penal”. Solo que no es para el equipo de la capital de España, sino a favor de los andaluces. ¿Cómo? Sí, para que los sevillanos cobren. Dios, fin de mundo: le cometen penal a Benzema y ha favorecido al visitante. Gol, el Sevilla se adelanta hasta que un gol de posteridad de disparado por Toni Kross y ayudado por un rebote casual en el cuerpo de Eden Hazard devuelve la cosas a su lugar. Empate a dos, y la batalla por la lucha española continúa…

Dos penales con minutos de distancia, uno cobrado por Martínez Munuera, el otro ignorado. ¿Por qué? Hemos hablado con amigos del fútbol y hay, como en todas las cosas en la vida, una explicación: fueron dos jugadas condenables pero solo se cobra la primera; la segunda queda anulada. ¿Qué paso, por qué no le dieron el penal a Madrid si Benzema fue evidentemente tumbado en el área chica? El árbitro, en justicia, solo cobró el primero de los dos, el de Militao, y el reglamento es su salvoconducto. Sí, tuvo razón. Si el Real Madrid ganaba el partido era casi campeón del campeonato pues solo le bastaba con ganar sus tres capítulos pendientes sin importar si lo hacían también el Atlético de Madrid y el Barcelona, pues tiene ventaja sobre los dos en los enfrentamientos directos. Es decir, y al final del camino, una mano imprudente y seguramente involuntaria de Militao, podría cambiar la historia. Bueno, otra más: no solo fue “La mano de Dios” de Diego Maradona en México 86 la que torció el devenir de aquel Mundial, ni la de Thierry Henry en la clasificación de Francia a Suráfrica 2010; ahora los madridistas también podrán hablar de “la mano del diablo” de su zaguero central en el partido de hace dos días…

Nos discutían con el argumento que tal disposición había sido eliminada, pero no: vale, sigue vigente y el hombre del pito tuvo toda la razón. En las reglas del fútbol, como en la vida misma, impera la lógica humana y lo primero es lo primero. Así es en los juicios en tribunales cuando se habla de dos delitos cometidos por la misma persona, y así es también en las canchas del mundo. Es, y no hay resquicios para la duda, el imperio de la ley. Nos vemos por ahí.

Lo último