martes, abril 23, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraCamiseta 10 | Suramérica en silencio

Camiseta 10 | Suramérica en silencio

La semana pasada, los canales de televisión estaban de fiesta y el fútbol era el “culpable” de tal alborozo. Claro, en Europa se habían echado a andar los primeros partidos clasificatorios para el Mundial Catar 2022, y todos esos colores en las camisetas de las selecciones podían rememorar un alegrísimo carnaval, así estemos en Semana Santa. El fervor popular en un continente donde el fútbol es parte fundamental de los sentimientos nacionales, y también el gran negocio que representa ver a los jugadores en las canchas, terminaron por impulsar el regreso de los equipos nacionales al “foro romano” de los estadios. Obvio que la falta de público en los graderíos se siente como se sienten las ausencias de lo amado, de lo añorado, pero los tiempos actuales son así y qué le vamos a hacer…

Mientras tanto, por Suramérica solo había espectadores pacientes que en silencio veían a Portugal, Italia, España, Francia, Turquía, Holanda, Inglaterra y toda esa cantidad de seleccionados dando vida al fútbol nuestro de cada día. Porque así andan las cosas por aquí: mientras los europeos se alistan con clasificatorios y amistosos, los muchachos del Nuevo Mundo viven en la gran incertidumbre: “Y nosotros, ¿cuándo? ¿Qué vamos a hacer mientras que por aquellos lados están jugando partidos?”. Llevando las cosas un poco lejos, esta indiferencia viene a ser un sentido figurado de lo que social y económicamente es Europa en relación a la América del Sur. Allá son mayores los intereses, y por tal razón la maquinaria enciende primero. Vale traer a esta líneas, y colocando al margen las actitudes intransigentes, que el fútbol de este lado del mapa mundi no gana un Mundial desde 2002, y por los aires que soplan, por los proyectos de cada continente, tal parece que en Catar tampoco habrá buena vida…

De súbito, y como para decir que se está vivo, nos hemos topado con algunos partidos amistosos en los que Bolivia, Chile y Ecuador desperezan a sus equipos en procura de un mínimo de forma para lo que habrá de venir. De Venezuela, vaya, poco se sabe. José Peseiro, director técnico, prefiere esperar y tener a los jugadores quince días antes de la Copa América en procura de meter al país en carrera y de que el fútbol sepa que él ha regresado a la acción. Suponemos que tendrá que apurar, pues pasa el tiempo y será Brasil su primer adversario en la Copa y Ecuador el próximo rival en el Premundial. La Vinotinto, luego de sus interesantes figuraciones en el torneo de la región, ha pisado el territorio de los que tienen obligación. Quién lo iba a creer. Nos vemos por ahí.

Lo último