Camiseta 10 | Vencer a Chile y vencerse a sí mismos

Vinotinto
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Ganarle a Chile en el Premundial Suramericano es un magnífico gesto, pero vencer las aprensiones y la carencia de fe es aún mejor cosa. Porque de un modo tan distinto a lo que fue el partido ante Brasil, el martes en la noche la Vinotinto salió decidida, con la decisión del que tiene la vida en un hilo, del que depende de derrotar al rival para sobrevivir.

La bestia estaba ahí, en medio de la tupida selva, y había que salirle al paso, y arrasar con ella como fuera, para continuar el camino y buscar otros objetivos. Y Venezuela no arrasó, es verdad, pero hizo lo suficiente para volver a respirar el aire puro de la victoria ante un equipo austral superior en técnica individual y en funciones colectivas, pero sin la determinación venezolana. Y eso, en el fútbol, termina por pagar bien…

Y como lo marcan los días, como lo señala el inapelable destino, fue Salomón Rondón el hombre decisivo. Deambulando por la cancha como un vagabundo del partido, sin conseguir dónde colocarse y ser él, apareció cuando aparecen los bravos, los elegidos por el fútbol.

Darwin Machís y Yangel Herrera, los venezolanos con más pedigrí de los que estaban en el campo, aportaron con suficiencia, y la línea defensiva, extenuada en su confrontación con Alexis Sánchez, venido a menos por una recurrente lesión, y con la chispa de Arturo Vidal, se multiplicó para comulgar con los dioses del juego. Pero no importó el cansancio, porque por ahí estaba un tipo resuelto, muchacho inquieto y a veces fugaz, para acomodarles la rocosa partida.

La Vinotinto ganó un partido y se metió en carrera; es solo un comienzo, un pestañeo del Premundial, un guiño de ojos de las circunstancias, pero para llegar lejos siempre hay que dar el primer paso, así ese “lejos” se llame Qatar…

Grupo de la vida: desde tiempo inmemorial se ha llamado a las llaves duras del fútbol, sea en mundiales, Copa Libertadores o cualquier otro torneo, “el grupo de la muerte”.

¿Por qué esa invocación cuando en los grupos de grandes equipos es donde está el mejor fútbol? Es un lugar común, como tantos otros que se usan en el deporte, porque eso es lo más fácil para seguir adelante con las trampas del idioma.

Caramba, siempre hemos llamado a esas agrupaciones, en nuestras textos y en las transmisiones de televisión en las que nos ha tocado estar, “grupos de la vida”. Sí, porque con toda esa vivacidad que tiene el fútbol, con toda esa alegría que suele ofrecer, ¿por qué tiene que ser de la muerte? Es la vida la que está ahí, la que se luce, la que tanto amamos.

Nos vemos por ahí.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados