viernes, marzo 1, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraElie, Dolgetta: ¿para dónde habrán ido?

Elie, Dolgetta: ¿para dónde habrán ido?

Disfruten de una nueva entrega de "Camiseta 10" por Cristóbal Guerra

Por un principio de fútbol, que es también una convicción de vida, no hacemos comparaciones. Cada jugador, cada hombre o mujer tiene su lugar según la época en la que tocó vivir. Los futbolistas, como los artistas o los inventores, responden a un contexto, a un universo particular; así que nos parece inútil, y hasta un poco necio, comparar a este con aquel.

Todo es según el tiempo y, por encima de todo, de piel, de sentimientos, de generación. Por eso es que, yendo al fondo del fútbol visto, de todo aquello que nos ha tocado vivir, considerados a Freddy Elie el defensor de los defensores…

Nos tocó verlo en la época de nuestra primera juventud, seguirlo, disfrutar su anticipo y su salida del área, con el pecho afuera y las banderas desplegadas en procura del centro del campo. Fue por entonces, corrían los años 70, el mejor jugador importado del fútbol peruano, y tiempo cuando el imperio inca se preciaba de tener aquella selección, con Teófilo Cubillas como jugador imprescindible, considerada como una las mejores del mundo y que había eliminado a Argentina del Mundial México 70.

Elie vivió dos grandes momentos del fútbol nacional; estuvo como capitán en el primer partido de Venezuela ante Brasil, agosto de 1969 en el estadio Olímpico, y fue el zaguero central, su posición de vida, del Deportivo Italia en aquella victoria inolvidable ante Fluminense, campeón de Brasil, en el Maracaná. ¿Ha sido el mejor zaguero central del fútbol venezolano? Por todo lo argumentado nunca se sabrá, pero en los sentimientos de los venezolanos que lo coexistimos no ha habido ninguno como él…

Más contemporáneo, José Luis Dolgetta dejó una huella que pudo haber sido más profunda. Fue breve, un “ángel de la brevedad”, pero así mismo marcó un tiempo en el que el fútbol venezolano caminaba por duros senderos. Pero en la Copa América Ecuador 1993 se sobrepuso a todo, reventó redes como ninguno y llevó el testigo en aquel partido ante Estados Unidos, en el que perdiendo 3 a 0, la Vinotinto, llevada por Dolgetta, alcanzó el empate.

Estábamos en la tribuna de prensa del estadio Atahualpa, siguiendo el partido que nunca podremos olvidar. Rafael Dudamel, Stalin Rivas, Ramón “Pochito” Echenausi (autor del tercer gol de ese capítulo) vivieron desde la cancha las travesuras de su gran artillero.

Se han ido Freddy y José Luis; cada uno a su manera escribió páginas imborrables de un fútbol que siempre está a la espera de sus héroes y sus estatuas, pero que aun así ha tenido jugadores que no lo han dejado morir. Aquí hemos escrito de dos de ellos, que quizá no han sido ídolos, pero sí han estado muy cerca del Parnaso.

Nos vemos por ahí.

1 COMENTARIO

  1. Cortas pero profundas palabras hacia esos dos grandes exponentes de nuestro fútbol. Gracias por darle esos segundos de sus pensamientos a estos atletas.

Deja un comentario

Lo último