lunes, enero 30, 2023

Saber e ignorar

Disfruten de una nueva entrega de "Camiseta 10" por Cristóbal Guerra

Viendo un programa de la televisión internacional hemos podido comprobar, una vez más, el desconocimiento de Europa en relación a la cultura y el modo de vida de América Latina. A los europeos parece no importarles lo que sucede en la otra orilla del Atlántico, y la ignorancia va desde la literatura hasta el deporte; al fútbol, para más señas.

Una concursante de un reputado programa respondió así a esta pregunta: ¿En cuál país nació el escritor Mario Benedetti?, y respondió, con un evidente desconocimiento de la nacionalidad uruguaya del poeta y novelista, “en Chile”. Otro le endosó la autoría del poema “Angelitos Negros”, del venezolano Andrés Eloy Blanco, a un escritor y músico español (no recordamos en estos momentos a quien le transfirieron esta barbaridad). Y para colmo, otra participante, ratificando que el fútbol y este continente le importan muy poco y ante la pregunta de que país era la camiseta color vinotinto, dijo que era “de Bolivia”…

Este recuento de despistes no es nada nuevo. Hemos estado en Europa varias veces y es poco lo que se menciona por aquellos confines a Latinoamérica. En los noticieros solo se habla de alguno de estos países cuando ocurre algo inesperado, una tragedia, un movimiento sísmico o un acontecimiento de este tipo, y no por una exposición de un pintor o un artista plástico, por importante que este sea. Entonces, del fútbol ni hablemos. Les interesan los jugadores de esta parte del mundo cuando se destacan en sus ligas y no el país del que son nativos. Entonces no es de extrañar que el color vinotinto como enseña y bandera de la selección venezolana sea un desconocido. Por eso pensamos, y ya lo hemos comentado otras veces en estas columnas, que solo yendo al Mundial el equipo nacional tendrá espacio preferente en la boca y el verbo de la gente en Europa…

La selección venezolana Sub 20 enfrentaba anoche a Uruguay en el segundo partido de su periplo en el Campeonato Suramericano montado en Colombia. Le tocó el menos complicado de los grupos, porque extrañamente y para favorecer a los seleccionados tradicionalmente menos favorecidos, Brasil y Argentina quedaron en la otra llave de competencia. No obstante la caída de estrépito ante los bolivianos, puede ser esta la ocasión para reverdecer las actuaciones de 2009 en Egipto, y especialmente 2017, los días aquellos en Corea del Sur con la llegada hasta la final, entonces perdida ante Inglaterra.

Habrá que esperar no solo por escudriñar en su actuación, sino también para conocer si en la camada actual surgen los jugadores que reemplazarán en la cercanía a todos a quienes el tiempo les pondrá en mesa la factura a pagar. Nos vemos por ahí.

Deja un comentario

Lo último