lunes, abril 22, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraSuramérica en movimiento

Suramérica en movimiento

Disfruten de una nueva entrega de "Camiseta 10" por Cristóbal Guerra

Con distintos objetivos, con diferentes visiones, la América del Sur estremeció sus cimientos en las recientes fechas FIFA.

Exceptuando a Paraguay, que no se movió, las otras nueve selecciones se pusieron en movimiento en busca de su afinación, de descubrimientos de tesoros ocultos para crecer en la ya cercana Copa América de julio en Estados Unidos, y, como meta fundamental, el Premundial, que se reinicia en el aún remoto septiembre.

Con resultados diversos, y yendo al fondo, muchas veces engañadores, los equipo de este lugar del mundo saltaron a las canchas. Algunas veces, como el caso de Venezuela, Ecuador, Uruguay, Colombia y Brasil, ante seleccionados de fuste, y otras, como Argentina, Perú, Chile y Bolivia que eligieron andar por otros caminos más convenientes y menos espinosos.

Y hay muchas razones en todo esto. Por ejemplo: los peruanos habían pactado un encuentro con La Vinotinto, después desechado, pues los incas no querían jugar con un rival que verán en el Premundial; por eso tomaron otro rumbo en el que no se develaran sus armas más venenosas.

Argentina eligió a El Salvador y Costa Rica, Colombia prefirió España y Rumania, Ecuador a Guatemala e Italia, Perú contra Nicaragua y República Dominicana, Chile a Albania y Francia, Brasil enfrentó a Inglaterra y España, Bolivia a Argelia y Andorra, Uruguay se las vio con el País Vasco y Costa de Marfil, Venezuela de frente contra italianos y Guatemala.

Como se verá, muchos contrastes, es decir, chocar con un equipo bravo y luego con uno débil, y al revés. Son los pormenores de una temporada así, de viajes, búsquedas y señuelos. Porque, ¿qué podrían encontrar los argentinos, campeones del mundo, enfrentando a una selección que, sin pretender subestimación, difícilmente vaya a presentar una dura oposición? ¿Y porque, con cuáles razones, vaya, los colombianos se largaron hasta Londres para dirimir, y vencer con las de la ley, a España? ¿Y qué decir de Brasil, que eligió para tratar de despejar las dudas sobre su estado actual, a ingleses y españoles?

¿Y Chile, que después de vencer a la débil Albania fue a buscar un lance de envergadura ante la siempre poderosa Francia? ¿Y Uruguay, que escogió al País Vasco y Costa de Marfil, dos seleccionados de potencia media, y no, según sus pergaminos, a otras de más identidad futbolística? ¿Y Perú ante dos selecciones que están por debajo de sus posibilidades, y Bolivia, que procura subir de nivel, ante rivales un tanto desconocidos?

Son los enigmas de los partidos no oficiales, los llamados amistosos, aquellos que aunque muestran una cara inocente, de elogios y abrazos, son también para conocer adversarios y dar con sus fortalezas y debilidades. Toca esperar, como dicen los andinos, cuando sean de verdad verdad. Por ahora, solo especulaciones y sueños; ya veremos “cómo se bate el cobre” en toda Suramérica.

Vinotinto y Ecuador

Por las vueltas del fútbol, venezolanos y ecuatorianos se enfrentaron a los mismos rivales. Y con resultados que, como en un guión cinematográfico, fueron muy parecidos y con destinos hermanos. Mientras la Vinotinto cayó ante Italia 2-1 y firmó un armisticio a cero goles con Guatemala, Ecuador venció a los centroamericanos 2 a 0 y cayó ante los europeos por igual pizarra.

Todos estos capítulos fueron de buen nivel, y no solo por sus resultados sino por lo similares de sus movimientos, que, no obstante sus disímiles estilos se parecieron, y dieron la impresión de ser fuerzas iguales ante los mismos contrarios.

Para más señas, en el partido jugado en Maturín hace algunos meses y válido para las eliminatorias suramericanas, estas selecciones igualaron y dejaron pendiente resolver su superioridad en el partido a jugarse en la difícil Quito.

Deja un comentario

Lo último