viernes, mayo 17, 2024
InicioOpinionesCristóbal Guerra“Un día de domingo”

“Un día de domingo”

Disfruten de una nueva entrega de "Camiseta 10" por Cristóbal Guerra

“Un día de domingo” cantó Gal Costa, y luego de su adiós, de su hasta siempre pronunciado hace unos días con su voz de terciopelo, quedó un vacío de acantilado en el alma de Brasil y de toda América Latina. Y entonces, volver a oír su voz cantándole al día del Señor nos hizo voltear hasta este domingo 20, fecha de comienzo del Mundial de Fútbol y de convergencia del planeta entero por un acontecimiento que traspasa las fronteras de lo meramente deportivo, para convertirse en un fenómeno económico y social. No recordamos cuándo fue, pero hacía mucho tiempo que no se diera inicio al campeonato del mundo en domingo, y no está mal: la gente va a estar pendiente porque ese es el tiempo de estar en casa, y como le leímos alguna vez a la escritora argentina-francesa Alicia Dujovne Ortiz, “es el día del asado y el grito de gol”…

Y el grito de gol se va a oír dondequiera que se vaya, dondequiera que se esté, dondequiera que alguno se escondan, porque a pesar de todas las dificultades vividas alrededor de Catar, del cúmulo de tropiezos vividos, la gente va a olvidar todos los inconvenientes, al menos durante los 28 días mundialistas para ligar a su selección.

Y como en la jornada inaugural van a salir al campo Catar y Ecuador, no estaría demás hablar sobre uno de los cuatro países suramericanos en la batalla del Golfo Pérsico. Aún parece temprano y habría que esperar por su tráfago en los vaivenes mundialistas, pero en Quito  crece el rumor, aún por confirmarse pero creciente, de que Gustavo Alfaro saldrá del timón de la nave ecuatoriana para dar paso a un nuevo capitán, ¿quién?, pues a un entrenador venezolano que ha levantado de sus cenizas a un equipo, Sociedad Deportiva Aucas, que desde que fuese creado, en 1945, no había hecho contacto con la corona y que ahora ha revivido con la mano y el pulso de César Farías…

Así pues, estamos a miércoles pero es como si ya fuese domingo. Ese bendito día habrá solo un partido, pero desde el lunes el carrusel indetenible del Mundial amenaza con arrollarnos con su caudal de situaciones, escaramuzas, e informaciones. En las clases universitarias solíamos decirle a los estudiantes que tiempo atrás las noticias había que buscarlas; hoy, con tantos y tantos canales ellas te pegan en la cara, valga el sentido figurado. Y en la cara nos van a pegar cada día, a cada instante, desde lo más trascendente hasta lo que parecerá más nimio y menos importante. Vaya, pues y desde “un día de domingo”, como cantara la inolvidable Gal Costa, el hecho mundialista.

Nos vemos por ahí. 

Deja un comentario

Lo último