viernes, marzo 1, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraUn jugador arropado en misterios

Un jugador arropado en misterios

Disfruten de una nueva entrega de "Camiseta 10" por Cristóbal Guerra

Eduard Bello es un jugador salido desde las sombras del misterio. El gol imposible que le marcó a Brasil el jueves en la noche fue como la continuación del que hizo en Chile, país en el que jugó una temporada, de lejano tiro libre. Y decimos “del misterio” porque es un jugador poco promocionado, de él poco se sabe, y de súbito aparece con su cabello alborotado, su desparpajo y su ambición.

Porque apartando la magia contagiosa del momento, la venezolanidad, habría que mirar en retrospectiva la situación cuando Bello recibió la pelota. No tuvo miramientos ni concesiones, solo agallas para burlar a Marquinhos, uno de los grandes centrales del fútbol europeo, y sin inhibiciones enviar aquel mensaje del enigma que dejó petrificado al arquero Ederson.

Bello miró por un instante su obra, vio cómo el balón se enmarañaba en las redes y corrió, corrió hasta el infinito en busca de aquellos brazos solidarios de los compañeros del banco. Fue una espera de un instante, de un siglo, y la fusión de aquel tumulto duró la vida entera…

La duración de las cosas en el fútbol es breve, brevísima, y en su fugacidad lleva en su vientre jugadas trascendentes y goles impensados, y así va a ser el de Eduard Bello. Y volvemos la vista atrás, otra vez, solo para recordar a Brasil. A ese Brasil que ya no es Brasil, sino una terrible acto de imitación del que algún día fue.

Sin ideas transparentes, sin capacidad para abrir los caminos, se enredó en sus propios pies, en su ineptitud, en su falta de ambición. Fue un Brasil sin Brasil, un equipo desangelado en el que el alma estuvo de vacaciones. Pero no quiere decir que siempre va a ser así; a lo mejor anoche ante Uruguay, o cualquier día de estos, los efluvios de la macumba reverdecen, los santos de la Bahía de todos los dioses vuelven a la vida y entonces, y solo entonces, surgirá aquel equipo de alucinación que maravilló al mundo entero y sus alrededores…

Enzo Troppiano, director técnico del Caracas femenino, regresó entusiasmado de la reciente Copa América jugada en Colombia. “Perdimos los tres partidos, pero nos elogiaron porque llevamos un equipo netamente juvenil”, relata Troppiani.

“Hablamos con las jugadores y técnicos de Argentina, y todos elogiaron el trabajo que venimos haciendo con las muchachas. Que de ahí pueden salir jugadoras para la selección venezolana”. Según Enzo, el fútbol femenino va a desplazar en el país, en algún momento, al de los hombres “porque ese es un movimiento que crece día a día y que se está dando en todo el mundo”.

Nos vemos por ahí.

Deja un comentario

Lo último