sábado, julio 20, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraCamiseta 10 | De valores y de mercado

Camiseta 10 | De valores y de mercado

El valor de los jugadores de fútbol se ha venido convirtiendo, con los años, en una “bolsa de valores” que bien vale la pena seguir. Es un sube y baja incesante, del fondo del pozo hasta la superficie, con diferentes visiones y en las que inciden un abanico de factores: goles, posiciones, nacionalidades, y como alto valor, sus comportamientos en las canchas en partidos de trascendencia.

La semana que acabó el domingo vivimos muchos de estos movimientos. El día martes, el Real Madrid enfrentó al Liverpool, y en la alineación madrileña estaba el joven Vinicius. Por el brasileño se ha esperado inútilmente, y ya se hablaba de la inminente posibilidad de ir de cambio al París Saint-Germain en una negociación en la que el atacante era visto como devaluado, sin cumplir todas las cosas que se han hablado de él. Zinedine Zidane se la jugó y lo puso en partido de tamaña envergadura, y miren lo que pasó: dos goles, una actuación de deslumbre, y por las calles de la capital española la gente levanta oraciones para que el muchacho no vaya a otro lado; ahora, y luego de pasadas las dos horas de partido, es adorado, como si con un chispazo se hubiera convertido en san Vinicius: ¿a cuanto habrá subido su valor en el mercado? Pero cuidado, nadie sabe si se ha prendido el incendio o si el fuego se apagará al primer soplo de viento.

Al día siguiente le tocó a Kylian Mbappé. El francés tumbó las murallas del Bayern Munich, descosió la red del guardapalos Manuel Neuer y se afianzó como el jugador más caro del planeta futbolístico. El galope tendido de Kylian, su desparpajo y la convicción de que es hoy el mejor jugador posible, lo han hecho diferente. Si las acciones de Vinicuis, yendo al juego de la imaginación, ascendieron de cincuenta millones de euros al doble, las del Mbappé llegaron al cielo de los doscientos. En estos dos jugadores se da todo lo favorable: jóvenes, goleadores, determinados, brasileño el uno, francés el otro. ¿Qué tal hubiese sido si hubiesen sido nacidos en Guayana Francesa y Kazajistán? ¿Hubiesen tenido el mismo efecto o sus gestas se las hubiesen endosado al anecdotario del fútbol universal? Bueno, y ahora valga una metáfora graciosa, oído alguna vez en un restaurante parisino y que hace una gráfica a propósito de Vinicius y Mbappé: “Si usted monta un restaurant lujoso y busca un chef, ¿a quién procura? Pues a un francés. Y si tiene un equipo y procura a un delantero, ¿no iría por un brasilero?”.

EN TIPS

Época

Cuando en 1958 insurgió Pelé en el firmamento del fútbol, Alfredo Di Stéfano estaba considerado como el mejor del mundo. La rivalidad había nacido.

Antagónicos

Diego Maradona tuvo que lidiar con grandes jugadores contemporáneos. Primero fue el brasileño Zico, luego fue el holandés Ruud Gullit.

Actual

Lionel Messi y Cristiano Ronaldo se han disputado durante los últimos años la supremacía, con Neymar terciando en las preferencias.

Robots

Si las cosas siguen como van, con la sabermetría del beisbol tratando de colarse en las canchas de fútbol, pronto tendremos a robots disputando balones.

El “eslabón perdido”

Sin ser de un país de la “creme”, sin haber nacido en el seno de una nación campeona del mundo, el noruego Erling Haaland completa la trilogía de la nueva era. No marcó desde el palco del Borussia Dortmund ante el Manchester City, pero un pase suyo, que valió para el gol de Marco Reus en aquel partido ardiente, dijo cuánto podría valer este joven de 20 años de edad y que no se cansa de explotar.

En la capital de España cuentan con que en la próxima temporada paseará por Chamartín como jugador del Real Madrid; antes de que esto sea verdad, habrá que firmar un cheque por ciento cincuenta millones. Cualquier cosa.

Lo último

La portada de hoy

Nosotros

Somos la publicación impresa y digital líder en deportes de Venezuela. Un medio del Grupo Últimas Noticias

Aliados de las Grandes Ligas del Beisbol

Contactos

© 2023 C. A. Últimas Noticias RIF J-00037398-1