martes, mayo 17, 2022
InicioFútbolFutVeVisión de juego | Liga Futve olvidó a Mendocita y Stalin

Visión de juego | Liga Futve olvidó a Mendocita y Stalin

La Liga de Fútbol Venezolano ha cometido una imperdonable injusticia al dejar en el olvido a Luis Mendoza y Stalin Rivas, dos de los futbolistas mejor dotados técnicamente del país y que marcaron época en la historia de este deporte, en la designación de los premios que entregarán a partir de este año al mejor jugador del Futve.

No es nuevo este olvido. Los añejos dirigentes del país y la antigua Federación Venezolana de Fútbol, comandada por Rafael Esquivel, siempre quisieron borrar el exquisito legado de mejor 10 del fútbol nacional; porque su irreverencia no solo era para manejar la pelota con ambos perfiles con una clase que deslumbraba en las canchas nacionales e internacionales.

El nombre de Luis Mendoza representaba luchar por la dignidad, el trato justo y la presencia de jugadores nacidos y formados en Venezuela en las plantillas de los llamados “equipos de colonia”; integrados en su mayoría por futbolistas venidos de cualquier parte de Suramérica en busca del maná de petrodólares.

Desde lo 15 años, cuando debutó con la camiseta del Banco Agrícola en la antigua Liga Profesional, y hasta los 42, cuando salvó al Caracas Yamaha del descenso, poniéndose los tacos para jugar al lado de su hijo Luis Enrique, el eterno 10 del fútbol venezolano derrochó calidad con sus magistrales pases, los goles de antología con potentes disparos que lo convirtieron en ídolo en todos los equipos donde jugó en sus 25 años de carrera profesional en Venezuela. Mendocita fue el primer héroe auténtico de este deporte en el país.

Conquistó cinco títulos con los uniformes del Deportivo Italia, Galicia, Estudiantes de Mérida y Portuguesa, brilló en Copa Libertadores y fue el mejor 10 en la historia de la selección nacional de fútbol. El heredero de Mendocita fue Stalin Rivas, dueño de una habilidad para controlar el balón, habilitar o meter la pelota en un rincón insospechado con su prodigiosa pierna zurda que no se ha visto luego.

El “Mago” consiguió el único título que exhibe Mineros de Guayana, tres veces se coronó con el Caracas y fue líder artillero de la Copa Libertadores con Minerven.

Juan Arango es la mayor referencia de la Vinotinto, un gran cobrador de tiros libres, pero técnicamente era inferior a Mendocita y Stalin Rivas.

Nunca fue campeón en el fútbol nacional, donde solo brilló en el ascenso d e Nueva Cádiz antes de hacer una carrera brillante en el extranjero.

La Liga Futve debería rescatar la memoria de Luis Mendoza para que el trofeo al mejor jugador de cada año lleve su nombre. El juvenil más determinante debería recibir el premio Stalin Rivas, y reservar el Juan Arango para el más destacado venezolano en el extranjero.

Lo último