jueves, mayo 26, 2022
InicioOpinionesGerardo BlancoVisión de Juego | Trujillanos está en riesgo de extinción

Visión de Juego | Trujillanos está en riesgo de extinción

El fútbol venezolano es un cementerio de equipos desaparecidos a lo largo de la historia. Las lápidas llevan los nombre de clubes olvidados en el tiempo como Venzóleo, Centro Atlético, Banco Obrero, Deportivo Español; o de equipos aún frescos en la memoria de los aficionados como Pepeganga Margarita, Minerven, Marítimo, Atlético San Cristóbal, Deportivo Italia, Atlético Zulia o Unión Atlético Maracaibo. Con la excepción de Marítimo, que nació y creció con raíces muy profundas en la comunidad lusitana, y en sus años de gloria funcionó bajo la estructura de un club de fútbol, repleto de socios que aportaban los recursos para competir exitosamente en el fútbol profesional, el resto de los equipos extinguidos dependían de un grupo de empresario o de un mecenas, como Marcelo Bortulussi en el Atlético Zulia, que cuando se cansaban de poner dinero y el equipo se convertía en un fardo para sus finanzas, desaparecieron sin más ni más, pese al lamento de los aficionados o de los medios de comunicación.

El caso más reciente de equipo en peligro de extinción en el fútbol nacional es el de Trujillanos. La pésima administración del aurinegro en los años más recientes, por empresarios que acumularon deudas con jugadores y entrenadores, ha puesto al equipo en una situación extrema. La Cámara de Resolución de Conflictos de la Federación Venezolana de Fútbol ordenó el pagó de la deuda por cerca de 64 mil dólares que tiene el equipo con cinco jugadores por la pasada temporada. Ese dinero no ha sido abonado y es una de las razones por la cual los Guerreros de la montaña no pudieron fichar para enfrentar el presente campeonato.

Esta semana la plantilla de Trujillanos volvió a estallar y en un comunicado público el capitán del equipo, Jhon Chacón, radiografió el estado de calamidad que viven los jugadores. Tienen meses sin recibir su pago, cuentan con un solo uniforme para entrenamientos y disputar los partidos, carecen del material deportivo adecuado y hasta falta el agua embotellada para la indispensable hidratación. La valentía de Chacón para denunciar estas dificultades tuvieron como lamentable respuesta la amenaza de apartar al futbolista de la plantilla, como si fuera un virus al que hay que mantener alejado para evitar un masivo contagio tipo covid-19.

Pero el problema no es Chacón ni el resto de sus compañeros, entrenadores y personal técnico que han hecho un enorme sacrificio para evitar que el equipo desaparezca. Porque la salida más fácil sería demandar ante la FIFA para que esta asuma los pagos pendientes de Trujillanos, lo que condenaría a esta institución a su extinción. La Ley del Deporte Profesional debe ser aprobada en el futuro próximo y establecer que los dirigentes avalen con su patrimonio los compromisos asumidos. Así los jugadores tendrán certeza de que lo que firmen se cumplirá.

Lo último