Visión de juego | Voto por la constancia y trabajo de Antonio Díaz para ser olímpico

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Pese a todas las adversidades que han marcado con bolígrafo rojo este año casi medieval de encierro, oscuridad y pandemia, el premio de Atleta del Año, que otorga el prestigioso Círculo de Periodistas Deportivos de Venezuela, mantiene su vigencia.

Debido al parón mundial que sufrieron las actividades deportivas y que afectó, claro está, el desempeño de los atletas venezolanos, la edición de este año del cotizado galardón no se entregará como en el pasado. Esto es, en lugar de otorgar un premio al atleta profesional más destacado y otro para el renglón aficionado, como venía siendo costumbre desde 1998, cuando el “Gato” Andrés Galarraga y el triatlonista Gilberto González fueron los vencedores, en esta ocasión se elegirá un único ganador.

La lista de postulados no tiene desperdicio y recoge a los venezolanos con el más brillante desempeño en este 2020 catastrófico, lo que de por sí ya es un mérito extraordinario.

El beisbol, que históricamente ha acaparado el premio a través de las rutilantes figuras de las Grandes Ligas, tiene a cuatro representantes con una hoja brillante en la pasada campaña: el fenomenal Ronald Acuña Jr, ganador del premio en 2018 y 2019; César Hernández, uno de los mejores segunda base de la Liga Americana con los Indios de Cleveland; el careta Salvador Pérez, quien se repuso de una operación de ligamentos y volvió a repartir leña con los Reales de Kansas City; y el joven relevista, Brusdar Graterol, pieza clave en el bullpen de los Dodgers de Los Ángeles, quien llegó este año al equipo y fue de gran valía para conquistar la Serie Mundial.

A este selecto grupo de nominados hay que añadir los nombres de Yulimar Rojas, ganadora del premio al mejor atleta aficionado en tres de los últimos cuatro años, quien impuso en febrero pasado récord del mundo bajo techo con soberbio vuelo de 15,43 metros en el salto triple.

También figura el incombustible maestro del kata, Antonio Díaz, quien cumplirá su sueño de clasificar a los Juegos Olímpicos, cuando el karate finalmente debute oficialmente en la cita de Tokio. Incluye, además, a los futbolistas venezolanos más rendidores en Europa con el modesto Granada: el mediocampista Yangel Herrera y el delantero Darwin Machís; y la artillera Oriana Altuve, que la rompió con el Rayo Vallecano en la Liga de España.

Nuestro voto, sin embargo, no irá por el mejor desempeño en este año tan singular, sino por el esfuerzo de toda la vida para alcanzar una meta. Con el perdón del soberbio récord de Yulimar, que la coloca entre las mejores triplistas de la historia del atletismo; de los jonrones de Acuña; la recta imbateable de Graterol; y los goles de Machís, Herrera y Altuve; votaremos por el venezolano que ha sido más consecuente con la idea de ser un atleta olímpico: el gran Antonio Díaz.

Desde muy niño, se dedicó a cultivar este arte marcial, que lo ha llevado a cotas inimaginables. Díaz ha sido doble campeón mundial de kata, 16 veces consecutiva medallista de oro en los torneo continentales, y ganador de esta presea en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Ha conquistado un centenar de medallas a lo largo de su prodigiosa carrera internacional, que comenzó a dar frutos por 1998 y luego de dos décadas de entrenamientos, sacrificios y competencias, continúa vigente como uno de los mejores del mundo.

El kata, un arte milenario de control de movimientos de combate que exige sabia mezcla de plasticidad, armonía fuerza, velocidad y perfección en cada figura, no goza de la popularidad y el centimetraje de otras disciplinas. Este factor ha influido para que Antonio Díaz no haya obtenido aún el premio de Atleta del Año, que debería figurar en su galería. No sabemos si lo ganará este año, pero puede contar con nuestro voto.

La supuesta renuncia de José Peseiro fue una olla montada en Colombia

La supuesta renuncia del técnico portugués José Peseiro a la selección vinotinto no fue más que una de esas ficciones periodísticas, que surgió en un medio colombiano, sin mayor fundamento y fue replicada en Venezuela sin buscar confirmación. La información que publicó el portal Claro/Marca del vecino país fue lo que antes se llamaba una vulgar olla periodística, sin pies ni cabeza, y que hoy se designa pomposamente como fake news, una noticia falsa.

Lo grave es que medios nacionales e internacionales se hicieran eco de esta falsedad que carecía de fundamento. En el fondo pareciera que hay un deseo inocultable de que el proceso de Peseiro fracase para atacar las políticas deportivas del país y al patrocinio que aporta PDVSA a la Federación Venezolana de Fútbol.

En realidad, el único técnico despedido fue el también lusitano Carlos Queiroz. El exentrenador del Real Madrid llegó a Colombia con la misión de darle más profundidad al ataque, pero fue destituido luego del soberbio baile 6-1 que Ecuador le pegó a los cafeteros en Quito, en la pasada fecha premundialista.

Peseiro está consciente de las complicaciones económicas que vive el país. Cuando firmó el contrato aceptó las condiciones de pago y entendió que por el bloqueo económico y financiero que vive Venezuela, habría que realizar algunas maromas para transferirle los recursos de su contrato. Esta semana sostuvo una larga conversación con las autoridades deportivas del país y ratificó su compromiso con la selección de Venezuela para luchar por el complicado reto de clasificar a Catar 2020. Su pago está garantizado y no ha enviado ninguna carta a la FVF para dejar el cargo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Enlaces patrocinados