miércoles, abril 24, 2024
InicioOpinionesJuan VenéAlcaldía de El Doral insulta a L-Aparicio

Alcaldía de El Doral insulta a L-Aparicio

Disfruten de una nueva entrega de "En la Pelota" por Juan Vené

“Desesperante pobreza mental en Alcaldía de El Doral”… J.V.-

Lo de la alcaldía de El Doral el miércoles, fue una demostración galopante de incapacidad, de torpeza, de mal gusto y de absoluta ignorancia acerca de quién es Luisito Aparicio y qué ha sido Venezuela.

Afortunadamente, Luisito es muy grande ante tal desaguisado de gente tan pobre de mente. Es algo que pregona cuán carentes de información y de respeto son esas personas del negocio llamado alcaldía.

La carta-invitación, firmada por un tal Rafael Pineyro, decía que “el homenaje tendrá lugar en el tercer piso de la cámara de la alcaldía”.

Allá fui. Ese “homenaje” duró tres minutos y 31 segundos, solo mientras Nelson Aparicio subía, a recibir algo y posaba para la foto, la cual ansiaban los del grupito de politiqueros, dos damas y dos caballeros. Y esos mismos cuatro posaron después para docenas de fotos, mientras repartían cartones a un gentío, nunca me informaron por qué, ni para qué. Tampoco me contaron cuán cansado quedó el cuarteto por tanto sonreír a las cámaras con caras de gatos trasnochados,

Desde luego, no ví ningún “homenaje”, ni cosa parecida, para Luisito Aparicio.
Cuando terminó la pantomima, un amigo me preguntaba inocente:

“Pero, ¿cuándo comienza el homenaje a Aparicio?”.

Fue un insulto a Luisito y un insulto a quienes fuimos invitados a tal despilfarro de tiempo.
Una señora cubana, de quien me dicen es la alcaldesa, llevó la voz aberrante en el desastre, demostrando saber de Luis, lo que yo se de quienes andan por ahí dentro de los OVNIS.

Sra. alcaldesa cubana…: usted fue un fastidio enorme, hizo el ridículo con faralaos andaluces. Todos deseábamos que no leyera más en ningún idioma, pero lo hizo en inglés, durante las dos horas y 22 minutos del desaguisado que usted presidió.

Leyó usted sin inflexiones, ni pausas ni elegancia en el sonido. Es decir, CERO GRANDOTE en oratoria.

En nombre de la sensatez y de las buenas costumbres, le suplico, señora alcaldesa cubana, que no le de el nombre de ninguna calle a ese desconocido llamado Luisito Aparicio; y menos instituya El Día de Luisito Aparicio. Maldita la falta que le hace.

Señora alcaldesa cubana y adláteres, llegué ilusionado, muy emocionado a la Alcaldía y salí con una arrechera que no la brinca un venado. Y los únicos culpables, usted y su trío. Claro, fui más insultado, de lo que les insulto en esta columna.

Y mucho lamento que la buena gente de El Doral los tenga en la Alcaldía… Cosas de la absurda politiquería. Perdonen por no escribirles en inglés.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Lo último