viernes, junio 14, 2024
InicioOpinionesJuan VenéContratos grandes en cómodas cuotas

Contratos grandes en cómodas cuotas

“Deferrals, o sea a plazos, por cuotas, a pagar en mensualidades o anualidades”… Anónimo.

O sea, para no entrar en centaveras explicaciones, Shohei Ohtani y Mookie Betts, estarán recibiendo de los Dodgers unos 50 millones de dólares cada uno, cuando después de 2040, ambos estén cumpliendo medio centenar de años de edad.

Ese sistema, facilita al equipo el pago de los contratos estratosféricos, tan de moda en esta época, a la vez que garantiza a los peloteros estabilidad económica a nivel de multimillonarios en dólares durante más de una generación.

Pero las negociaciones del japonés y de Betts, no son tan famosas como ha sido desde el año 2000, la del nativo de El Bronx, hijo de puertorriqueño, Bobby Bonilla y los Mets.

Cada primero de julio, los Mets tienen que pagarle a Bonilla, un millón 193 mil 248 dólares con 20 centavos, hasta 2035.

Bonilla, ahora de 60 años, fue un pelotero mediocre, tirando a deficiente. En 16 años, hasta 2001, bateó para 279, con 287 jonrones, menos de 17 por temporada.

Recuerdo cuando las amas de casa pobres compraban su máquina de coser “Singer” a pagarla en “cómodas mensualidades”.

Hoy día solemos adquirir apartamentos por centenares de miles de dólares, que pagamos a los Bancos, más intereses, en giros mensuales.

Hay docenas de contratos de peloteros enredados en “deferrals”, como Bret Saberhagen, quien cobra de los Mets 250 mil dólares anuales, hasta 2029… Max Scherzer, 21 millones anuales de los Nationals, hasta 2028… Manny Ramírez, ocho millones 333 mil dólares de los Medias Rojas, hasta 2026… Ken Griffey hijo, tres millones 590 mil por año de los Rojos, hasta 2024… Todd Helton, cobró un millón 300 mil anuales de los Rockies, desde 2010 hasta este año.

De todas maneras, he dedicado muchas horas tratando de encontrar cómo dilapidar los 700 millones de Shohei Ohtani, pero cada vez me resulta más difícil.

Un detalle de ese montón del billetes ante lo que uno puede adquirir con eso, es que un avión “Boeing 777” a todo lujo, me costaría 361 millones. Todavía me quedaría más de la mitad del totopochal de dólares.

Por eso fue que Nelson Rockefeller dijo aquella tarde: “Ser multimillonario es muy desagradable. No solo es un fastidio cuidar tanto dinero, sino que nadie tiene cómo gastarlo totalmente”.

Y Donald Trump: “Tener mucho dinero es bueno, pero no tanto”.

Papá Dios, por favor, no me des menos de lo que necesito, pero ni se te ocurra darme más de lo necesario para comprar mis laptops en cómodas cuotas y tomarme mi “Johnny Walker Black” de cada noche.

Deja un comentario

Lo último