lunes, mayo 20, 2024
InicioOpinionesJuan VenéFanático captura batazos seguidos

Fanático captura batazos seguidos

Disfruten de una nueva entrega de "En la Pelota" por Juan Vené

“Nieto amado, ¿qué harás cuando seas como yo?

“¡Mucha Dieta, querido abuelo!”.

La pregunta de la semana: Luis Arráez es buen candidato para ganar otro título de bateo. ¿Quién fue el primer latinoamericano que logró esos honores?.
La respuesta: Fue el mexicano, Beto Ávila, con los Indios de 1954, a quienes con promedio de 341, condujo hasta la Serie Mundial. Serie en la cual enfrentaron a los Gigantes, con Willie Mays, quien también había sido líder de los bateadores de la Nacional, con 345.

Además, fue la Serie de la histórica atrapada de Mays en lo profundo del center field y de espaldas al home play. La Serie la ganaron los Gigantes en cuatro juegos.
La historia de hace 41 años de Yankee Stadium a Seattle. Cierta tarde, cuando cubría los juegos de Yankees y Mets, se me ocurrió hacer una encuesta entre asiduos a los bleachers de Yankee stadium. Logré seleccionar a 23 que habían asistido a no menos de 20 juegos en cada una de las últimas 10 temporadas. La pregunta fue, ¿cuántas pelotas bateadas, de fair o de fouls has logrado capturar?

El tema era extraño, por lo que suponía iba a interesar a los lectores. Pero nunca imaginé que ahora, en este mayo de 2024, 41 años después, iba a recordar aquello, por lo que ha ocurrido en el estadio de los Marineros, en Seattle.

Lógicamente, antes les informo, que de los 23 encuestados de 1983, solamente uno había agarrado una pelota en los bleachers de la casa de los Yankees. Me dijo que fue la de un jonrón de los primeros conectados por Elston Howard con los Yankees.

En aquella casa del beisbol en terrenos del profundo oeste, ha ocurrido algo que se supone jamás había ocurrido y se teme que jamás vuelva a ocurrir.

Ya conocen la historia de que solamente uno de 23 clientes de los bleachers de Yankee Stadium durante años, había capturado un pelota bateada durante un juego. Pues, lo ocurrido en Seattle fue que un joven caballero, de nombre, Julius Petrika, quien hace años, suele adquirir un abono por toda la temporada y su asiento está en la tribuna, pero en la esquina del left field, en el límite con los bleachers, capturó en solo unos 20 segundos y de aire dos pelotas bateadas de foul.

En el primer inning, Josh Rojas, de los Marineros, le conectó al abridor de los Royals, Brady Singer, foul al guante de Petrika, quien atajó y mostró su trofeo elevándolo como si él fuera la Estatua de la Libertad.

Al siguiente lanzamiento, Rojas volvió a conectar por la misma vía. Y Petrika capturó otra vez, para elevar entonces dos manos con dos pelotas.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Deja un comentario

Lo último