miércoles, agosto 10, 2022
InicioOpinionesJuan VenéNegros pioneros en el beisbol de los blancos

Negros pioneros en el beisbol de los blancos

Disfruten de una nueva entrega de "En la pelota" por Juan Vené

Hank Aaron llegó a Grandes Ligas, con los Bravos, entonces de Milwaukee, a los 20 años de edad. Pero un año antes, en 1953, ya había jugado en el beisbol de los blancos, en Clase A, dentro del roster de los Bravos en la South Atlantic League.

Hacía 49 años que esa Liga funcionaba sin haber tenido jamás a un negro en sus clubes. O sea, la discriminación a mil.
Resulta fácil suponer lo difícil que era presentar peloteros negros en una Liga que jugaba en pleno “Deep South” (El Sur Profundo), que era, por razones históricas, la región más racista del mundo, desde la época de la esclavitud.

Y la South Atlantic tenía equipos en Georgia, Alabama, South Carolina y Florida, cuatro de los Estados más racistas.

Pero Aaron, además de tener ya entonces, fama de extraordinario pelotero, por su actuación en las Ligas Negras, se encontró, con dos hechos que le significaron notable apoyo.

1).- No era el único negro que llegaba a ese equipo, a esa Liga, porque al mismo tiempo que él entraron, el puertorriqueño Félix Mantilla y un outfielder, nativo de San Luis, Horace Garner, quien permaneció 10 años en las menores, pero nunca llegó a Grandes Ligas, porque no tenía poder al bate. Gracias a ellos dos, Aaron tuvo buena compañía para compartir la odisea que significaba penetrar en aquella pelota de puros blancos y nada menos que en El Sur Profundo.

2).- Aaron y sus dos compañeros negros encontraron excelente apoyo en el mánager, Ben Geraghty, quien era blanco, pero siempre los trató como protegidos ante todo el mal trato que iban afrontando.
Hace 69 años de aquel 1953, cuando la organización del beisbol era diferente a la de ahora. Por ejemplo, no había equipos de Grandes Ligas hacia el oeste, más allá de San Luis y Cincinnati. La primera franquicia Mayor después de esas, fue la de los Colt 45s de Houston (ahora los Astros), inaugurada hace 60 años, en 1962.

Cuando llegaron al beisbol de los blancos Aaron y sus dos amigos, las escuelas y las Universidades apoyaban la discriminación, porque las había solo para blancos y solo para negros. Fue en 1954 que la Corte Suprema decidió acabar con eso.

Cuando transcurría aquel 1953 de la llegada de Aaron a Clase A, hacía seis años, de la aparición de Jackie Robinson con los Dodgers, pero solamente nueve de los 16 equipos de Grandes Ligas de la época habían llevado negros a sus rósters.

Hank Aaron nació para ser bigleaguer estelar

Tuve la suerte de convivir con Aaron en Atlanta, varias semanas en el invierno de 1973-1974, cuando, con 713 jonrones, se preparaba para empatar y superar el record de Babe Ruth.

Era yo parte del grupo de “Phoenix Comunication”, que hicimos un documental acerca de él (copia en inglés, copia en castellano).
Fue un anfitrión extraordinario para nuestro grupo. Caballero de profunda educación. Gran atleta, gran señor.

Nació Hank en una humilde vivienda de un barrio pobre en extremo, de la muy racista ciudad de Móbil, Alabama.
Allá vino al mundo para ser grande en el beisbol, con habilidades muy especiales, tanto al bate como a la defensiva.

Bateó para más de 300 en 14 campañas y sacó entre 30 y 44 jonrones en 15; impulsó 90 o más carreras 16 veces, y fue llevado a 25 Juegos de Estrellas.

El 1957 bateó para 322, con 44 cuadrangulares, 132 impulsadas, fue El Más Valioso de la Nacional y encabezó a los Bravos a su primera Serie Mundial ganada desde 1914.

Lo que han dicho acerca de Aaron y su vida

“Uno de los mejores atletas y, a la vez, uno de los mejores seres humanos que he conocido”… J.V.

“A lo largo de su carrera en el beisbol, Hank Aaron ha sido modelo de humildad, dignidad y fiero competidor. Pero no logró la adoración frenética de otros atletas nacionales, sino hasta ahora, después de batir el record de jonrones”… Andrew Young, congresista de Georgia.

“Hank Aaron es la única persona a quien considero más ídolo mío que a mí mismo”… Muhammad (Casius Clay) Alí.

“Nunca le hice un lanzamiento cómodo a Aaron, sin embargo, me sacó varios jonrones. Uno de los mejores bateadores de todos los tiempos”… Sandy Koufax.

Deja un comentario

Lo último