domingo, agosto 7, 2022
InicioOpinionesCristóbal GuerraCamiseta 10 | Tras el silencio, Pekerman

Camiseta 10 | Tras el silencio, Pekerman

Colombia aún no ha llegado a lo más alto del fútbol universal, pero aun así se ha prestado para lo inesperado. Las nuevas generaciones seguramente no lo saben, pero en el Mundial Chile 62, luego de estar atrás por cuatro goles ante la Unión Soviética, la selección colombiana, por entonces en su primera cita mundialista, tuvo los arrestos necesarios para levantarse del fondo e igualar el partido en el último aliento.

Y en el 2013, perdiendo contra Chile por 3 a 0, tuvo las agallas y el valor para regresar hasta empatar y con ello conseguir su clasificación al Mundial Brasil 2014. Allá, en la geografía de Vinicius de Moraes, Colombia llegó a cuartos de final y con ello logró su mayor gesta en los mundiales. Director técnico en estas dos últimas hazañas: José Ernesto Pekerman.

Entonces, luego de dejar sus huellas marcadas en territorio colombiano y pasados algunos años de descanso y reflexión, está de regreso. Y lo hace en silencio, de acuerdo a su personalidad de hombre callado, en procura del eslabón perdido: conducir a la Vinotinto al edén del Mundial.

Tuvo tiempo y paciencia: retirado del fútbol a los veintiocho años de edad, empujado al destierro de las canchas por una terrible lesión mientras jugaba en Colombia, ha aprendido todo lo que hay que aprender para convertirse en un sabio en estos asuntos del balón.

Sí, conoce los pormenores del juego y previene lo que puede pasar en el tráfago de un partido, pero encima de todo entiende al ser humano, sus glorias y sus preocupaciones, y sabe que al jugador hay que tenerle la cuerda corta cuando hay que acortar, y soltársela cuando hay que alargar.

Aparece Pekerman después de ganar mundiales con la juventud argentina y de haber llevado a los colombianos a pasos trascendentes. Le han dado las riendas de la selección venezolana, y él sabe en lo que se está metiendo. Está en los umbrales del adiós del fútbol, y está consciente de que aunque se encarama en el tren de la posteridad, no llega para ser un redentor. A la Vinotinto lo que es y puede llegar a ser la Vinotinto, y al técnico recién llegado lo que es del técnico recién venido.

Si como se piensa viene con sus convicciones intactas, si consigue en el mapa nacional las condiciones básicas y necesarias para un trabajo que trascienda, ahí va a estar. Que no lo engañen, que no le mientan, porque José Ernesto Pekerman, tipo serio y de pasos firmes, no lo sabe soportar, no lo va a soportar.

La analogía con Menotti

Traer a la nota a César Luis Menotti viene al caso. En 1974, cuando recibió el encargo de la selección argentina para el Mundial 78 en suelo propio, tomó la decisión de cambiar el desorden que había en el fútbol de su país.

Anduvo por toda la nación, organizó equipos y torneos, y alimentó en el jugador el deseo de llegar a cosas más grandes que los campeonatos regionales.

Y así fue como Argentina se llevó la Copa del Mundo contra Holanda.

Entonces, y aunque ahora hablamos de realidades diferentes, lo que tendrá que hacer Pekerman en Venezuela se parece, cuarenta y cuatro años después, a lo que hizo “el flaco” aquella vez.

EN TIPS

Rareza. En la actual estación premundialista la Vinotinto ya ha tenido tres directores técnicos. Comenzó las andanzas con el portugués José Peseiro, siguió Leonardo González y ahora el argentino José Néstor Pekerman.

Observación. Los cuatro partidos que le restan a Venezuela: Bolivia y Colombia en el Olímpico, Uruguay y Argentina fuera de casa, serán tomados por el entrenador como puntos de partida para conocer el material disponible.

Antiguedad. Pekerman es ahora el segundo tutor con mayor edad de este Premundial. A sus 72 años, es dos años menor que Óscar Washington Tabares, de Uruguay, hasta ahora el decano de la región.

Argentinos. Ahora son cinco los conductores de esa nacionalidad en Suramérica: Ecuador, Perú, Paraguay, Venezuela y Argentina. Para completar, el DT de México, Gerardo Martino, también es nacido en el país del Río de la Plata.

Lo último