viernes, abril 12, 2024
InicioVenezolanos MLBEl “Café” llegó pero su carácter lo ponchó

El “Café” llegó pero su carácter lo ponchó

Carlos Martínez debutó en la MLB con Medias Blancas de Chicago hace 35 años

En el día de ayer se cumplieron 35 años del debut en Grandes Ligas de uno de los talentos más completos, pero que fue desperdiciado, en nuestra pelota profesional: Carlos “Café” Martínez.

Lee también: Orlando Arcia celebró 600 hits en Grandes Ligas

Nacido un primero de agosto de 1964 en el estado La Guaira, “Café” siempre fue considerado un jugador con un excelente contacto y defensa sobre el promedio. Destacaba que podía conectar con fuerza líneas hacia cualquier lado del terreno, lo que lo hacía incómodo para los serpentineros rivales.

Cariñosamente apodado “Café”, fue firmado por Yanquis de Nueva York en 1983. Ya en 1986 a mitad de zafra fue enviado a Medias Blancas de Chicago.

Durante sus siete temporadas en las Grandes Ligas conectó para .258 (1.485-383 hits), incluidos 63 dobles, seis triples y 25 vuelacercas, mientras remolcó 161 y anotó 145 en 465 careos.

Defendió principalmente la inicial (210) y la tercera base (162). Jugó para Medias Blancas (1988-90), Indios (hoy Guardianes) de Cleveland (1991-93) y cerró en 1995 con Angelinos de California (hoy de Los Ángeles).

Su campaña más productiva fue en 1989 con los “patiblancos”, cuando bateó .300 (350-105) con 44 anotadas, 22 dobles  y cinco jonrones, todas cifras topes en su carrera.
Sin embargo, y en general su permanencia en las Mayores fue más bien discreta. Tenía el talento, pero para nadie era un secreto que su indisciplina y mal carácter le creó problemas en las organizaciones que estuvo en Estados Unidos.

Como si fuera una ironía de la vida, el pasado 26 de mayo se cumplieron tres décadas de uno de las jugadas más cómicas (“bloopers”) en la historia de las mayores, cuando un batazo conectado por nuestro compatriota le pegó en la cabeza al también mala conducta José Canseco, conexión que rebotó a las gradas para un jonrón que siempre será recordado en la historia, porque ya lleva millones de entradas en internet y otras redes sociales.

Lamentable, porque la Venezuela beisbolera esperaba más de este guaireño y no precisamente por una anécdota lastimosa.

“Cafecito” no tenía gran talento aunque sí el coraje

También el miércoles seis de septiembre se cumplen siete años del debut de un pelotero que tenía un talento limitado, pero una voluntad de hierro, que inclusive superó los desencuentros con su padre. Se trata de José “Cafecito” Martínez.

Ese día en 2016, ya con 28 años a cuestas, salió de emergente en la victoria de sus Cardenales de San Luis 9-7 ante Piratas de Pittsburgh. Dos días después consiguió su primer hit en las mayores ante Milwaukee.

Como dato curioso, el nació un 25 de  julio de 1988, 38 días antes del citado debut de su padre en las Mayores. Estuvo cinco años arriba, en los que a pesar de sus limitaciones defensivas y que nunca tuvo la confianza completa de los “pájaros rojos” por cuatro zafras, más una tormentosa campaña 2020 con Rays y Cachorros, logró mejores números que su difícil papá.

Bateó .289 (1.244-360) con 170 anotadas, 61 dobletes, trío de triples, 43 vuelacercas y 182 remolcadas. Su mejor zafra fue cuando tenía tres décadas de existencia, al ligar .309 (534-163) en 152 careos, agregando 64 anotadas, treinta dobles, 17 jonrones, 49 pasaportes y 83 remolques, todos números topes en su carrera.

Una fractura en una de sus rodillas impidió que peleara un puesto con Mets de Nueva York en 2021. Pasó más de un año de reposo y emigró a la Liga Mexicana de Beisbol con Leones de Yucatán, a los que ayudó a ganar el cetro el año pasado. 

Sin embargo, pocos saben que “Café” Martínez siempre intentó evitar que su hijo “Cafecito” intentara llegar también a Grandes Ligas.

En una sentida entrevista ofreció tiempo atrás aseguró: “Mi papá era muy volátil. Su carácter hablaba más por él, su carácter iba primero que él….. (pero) de mi papá también aprendí lo que no se debe hacer. Él tenía sus luces y sombras. Eso sí, también hay jugadores que me dicen que él aconsejó a muchos peloteros para que no hicieran lo que él hizo. Entendió dónde falló”.

Deja un comentario

Lo último