domingo, mayo 22, 2022
InicioOpinionesCristóbal GuerraCamiseta 10 | Con Bolivia, allá al frente

Camiseta 10 | Con Bolivia, allá al frente

Cierta vez, José Manuel Rey nos contaba la satisfacción de los jugadores de la Vinotinto por haber empatado un partido ante Bolivia, jugado en Valera. Poco después, una victoria por 1 a 0 sobre los bolivianos en el estadio Olímpico fue el clímax: primer triunfo en un Premundial.

Eran tiempos nublados que sin embargo prometían la aparición de un sol que, años después, surgió deslumbrante en el horizonte.

Días de Richard Páez y de César Farías; los muchachos le ganaban a cualquiera y comenzaron a llamar la atención de los empresarios internacionales para ir a jugar a muchos lugares del planeta. El fútbol se abría de capa, el porvenir parecía seguro. Entretanto, en Bolivia y luego de disputar el Mundial de 1994, se vivían horas difíciles, de estancamiento, y Venezuela le dejaba a la gente del altiplano el último lugar de América del Sur.

Mas, y no se sabe por qué, el tiempo dio vueltas; ha habido una regresión que hoy coloca a los dos países futbolísticamente en igual posición. O, para ser un poco más duros, la verde ha devuelto a Venezuela al fondo del pozo de la región, a ese malhabido lugar desde donde ve a las demás selecciones alejarse sin remedio.

Los bolivianos, que no se entregan así nada más, se aferran a la lejana posibilidad de llegar a Catar; Venezuela ve el Mundial 2026 como su paradigma, como el edén al que de alguna manera habrá inapelablemente de llegar.

Y, aunque parezca un tanto surrealista, los muchachos venezolanos mirará hacia el banco visitante y sentirán allá adentro, donde viven los sentimientos y las cosas entrañables, a un director técnico que en buena ley debería estar en este lado. “¿Por qué estás allá y no aquí? Este es tu verdadero lugar”. Ah, César Farías, caramba, cómo se te extraña por aquí, pero así son las cosas en el fútbol: hoy aquí, mañana allá.

En el puesto del criollo estará un técnico argentino que dada su exitosa reputación al frente de Colombia, tendrá sobre sí tanta atención como el plantel de jugadores. José Pekerman, ¿qué se puede esperar, hasta dónde llegarás con esta selección?

Entonces, en pocos días Bolivia estará allá, al frente. Contra ellos, la Vinotinto ha tenido un ir y venir, resultados desiguales entre quienes piensan que el otro es accesible, de su mismo grupo social. El puente que puede llevar a los dos a un territorio posible, a adquirir la confianza perdida. A sentir que no todo está tan lejos que no pueda ser alcanzado.

Poesía y Vinotinto

A mediados de enero cumplió cien años de edad Luis Beltrán Mago, poeta nacido en Cumaná y por tanto, paisano de quien ahora escribe. Sabemos que el bardo, sumergido en sus letras y figuraciones, poco se ha podido ocupar del deporte, pero sabemos de su afición por el beisbol y el fútbol.

No conocemos sus preferencias en la pelota, aunque sospechamos que por su procedencia (como buen cumanés) debe ser magallanero, ni tampoco las del balón, pero seguramente que hoy escribirá un poema de esperanzas al espíritu venezolanista y que titulará “El cielo se tiñe de color Vinotinto”. Es una broma, Luis Beltrán, pero ¿quién sabe?

EN TIPS

Inicio. Pedro Acosta abrió la brecha triunfal de la Vinotinto en el Premundial. Fue ante los bolivianos, con un gol de cabeza a la salida de un corner. Corría 1981.

Chicago. Con la generación de Marco Antonio “Diablo” Etcheverry, Bolivia enfrentó a Alemania en el comienzo del Mundial de 1994 en Estados Unidos en la “Ciudad de los vientos”.

Extranjeros. Mientras cientos de venezolanos luchan balones más allá de las fronteras, son pocos los hombres del altiplano que ahora andan por el mundo. Sin embargo…

Venezuela. Julio César Baldivieso, capitán de los verdes en el Suramericano del 91 jugado en San Cristóbal y Puerto Ordaz, fue jugador del Caracas (2004-2005) y entrenador del Carabobo en 2017.

Lo último