jueves, mayo 30, 2024
InicioOpinionesGerardo BlancoVisión de juego | Compromiso resquebrajado

Visión de juego | Compromiso resquebrajado

Vestir la camiseta de tu país es un privilegio al que se llega por la acumulación de méritos deportivos en el terreno de juego. A la selección nacional de fútbol o de cualquier otro deporte solo llega una élite de reconocidos atletas que han hecho los deberes a lo largo de su carrera. Pero ninguno está obligado a uniformarse de Vinotinto.

Jugar en la selección no supone cumplir con un servicio militar forzoso; se trata de más bien de un compromiso moral que establece el jugador con el país al que decide representar para alcanzar los máximos objetivos.

Si ese compromiso es débil o se resquebraja por las más diversas razones, ocurre lo que se vive en la vinotinto, donde las ausencias de varias figuras, encabezadas por los delanteros Salomón Rondón y Josef Martínez han hecho ruido en la convocatoria del técnico Leonardo González.

Cualquiera hayan sido las verdaderas causas por las cuales Rondón, Martínez, Savarino y Villanueva optaron por mantenerse en sus respectivos clubes, la realidad es que se ha perdido ese compromiso moral con la selección.

Y si estos jugadores ya no tienen ese fuego sagrado para venir al equipo, la mejor decisión es quedarse en la comodidad de sus clubes; dar un paso al costado como lo han hecho con el propósito de que sean otros futbolistas, con el hambre de gloria intacta, quienes luchen por conseguir las victorias y el sueño mundialista que alimenta las ilusiones de los venezolanos.

A Rondón hay que aplaudirle su entrega y los goles que lo convirtieron en el mejor artillero en la historia de la Vinotinto. Nadie tiene derecho a reprocharle nada al “Gladiador” de Catia.

Seguiremos disfrutando en el Everton de Inglaterra su capacidad para bajar los balones en la mitad del campo, luchar contra los centrales y definir con su potencia.

Pero en la selección, llegó la hora de conseguir un sustituto para que asuma esa responsabilidad de convertir los goles que tanta falta le han hecho a la selección en esta acontecida eliminatoria.

Tal vez la solución no está en jugar con un nueve clásico como Rondón, sino en aumentar las opciones de llegar a gol con los mediocampistas y extremos con indudable vocación para pisar el área rival como Cristian Cásseres Jr, José “Brujo” Martínez, Rómulo Otero, Yeferson Soteldo, Darwin Machís, Jhon Murillo y Adalberto Peñaranda. Francia quedó campeona del mundo con un delantero como Oliver Giroud que no marcó un solo gol en el torneo.

A falta de un atacante decisivo en el área, lo mejor es apostar por una variedad de alternativas de jugadores que se muevan, ocupen los espacios y aprovechen sus opciones para lastimar.


Lo último