martes, abril 23, 2024
InicioVisión de juegoVenezuela mostró puntos altos para presionar y salir jugando

Venezuela mostró puntos altos para presionar y salir jugando

Disfruten de una una nueva entrega de "Visión de Juego" por Gerardo Blanco

No es común que la Vinotinto enfrente a una selección europea y menos a una de las potencias de este deporte como Italia, cuatro veces campeona del mundo, más allá de que en las dos últimas citas el país de la bota ha quedado apeado de las Copas de Rusia 2018 y Qatar 2022 en los partidos de repesca de la UEFA.

Por eso, el inédito duelo amistosos entre ambos equipos, disputado el pasado jueves en el Chase Estadio de Fort Lauderdale, Florida, véase por donde se vea es una salto cualitativo para el equipo que dirige Fernando “Bocha” Batista.

Enfrentar a una selección histórica, actual campeona de la Eurocopa y una de las candidata a pelear por el título en la venidera cita futbolística del viejo continente en Alemania 2024, suponía un reto mayúsculo para Venezuela. Pero el equipo del Bocha Batista logró superar con notas altas, en muchos aspectos del juego, el exigente cotejo, más allá de que el marcador final (1-2) haya sido desfavorable.

En el capítulo concerniente al sistema defensivo empleado por Batista, el técnico volvió a mostrar que ante equipos con un gran poder ofensivo lo mejor es negar los espacios por las bandas, impedir que los laterales de la Vinotinto queden en inferioridad para enfrentar duelos de dos contra uno, y obligar a que los ataques del rival se empantanen en la espesura del mediocampo nacional.

Por ello optó nuevamente por una línea de fondo con tres centrales integrada por Yordan Osorio, Wilker Ángel y Nahuel Ferraresi y dos laterales-volantes, Jon Aramburu y Miguel Navarro, que en la transición defensiva retrocedían para armar una infranqueable línea de cinco defensores y cuando Venezuela recuperaba el balón cruzaban la mitad del campo con determinación, coraje y pases precisos para profundizar el ataque de veloces contragolpes que generaron preocupación en la zaga italiana.

También fue un punto a favor la consisten presión alta que ejerció la Vinotinto con Salomón Rondón como primer defensor, acosando al Donnaruma, lo que generó la equivocación del arquero del PSG con un pase forzado a un compañero que derivó en la recuperación de Darwin Machís para anotar el tanto del empate al filo del primer tiempo.

La seguridad de Osorio y Ferraresi, dos centrales con alma de mediocampistas que conjugan gran capacidad para anticipar sin incurrir en faltas y un buen pie para salir jugando con un primer pase de seguridad quedó en evidencia, cuando Italia también subió todas sus líneas y ejerció un acoso asfixiante.

En contraposición al buen desempeño de la última línea, también quedó en evidencia que el guardameta Rafael Romo es una muralla bajo los tres palos, pero al igual que el italiano Donnaruma carece de la habilidad de los porteros modernos para tocar en corto. Cuando Venezuela fue asediada por Italia y había que ser muy fino para superar la primera línea de presión con un pase que no comprometa a un compañero, sobrevino la recuperación de Cambiaso para que Retegui anotara el primer tanto de la Azzurra.

En el ataque hay que rescatar la infatigable lucha de Salomón Rondón, que a sus 34 años, puso a sudar sangre a Buongiorno y Di Lorenzo. Con su movilidad sacó un penalti, que luego no pudo convertir por la gran estirada de Donnaruma, y estuvo a centímetros de convertir el segundo, tras un desborde de Machís.

También fue un atributo remarcable de la Vinotinto del Bocha su fortaleza mental. Se pudo haber venido abajo anímicamente tras el penal fallido de Salo y el gol recibido por un pase errado de Romo, pero no fue así. Venezuela mostró firmeza, mantuvo su plan de juego y tuvo fases de dominio a las que solo le faltó algo de fortuna a la hora de liquidar.

El dilema que debe resolver Leo González

El bajo rendimiento que ha exhibido el Caracas de Leonardo González, sin triunfos en los últimos seis partidos obliga a tomar medidas en el funcionamiento del equipo. Las piezas que trajo la gerencia para reforzar la plantilla no han solventado las deficiencias que arrastra el ataque desde la temporada pasada, cuando el tridente formado por Saúl Guarirapa, Richard Celis y el nigeriano Ade Oguns se desinfló y fue la defensa la que ayudó a que el Caracas clasificar a la final perdida contra el Táchira y asegurara el cupo a la Copa Libertadores.

Con la excepción de Edwuin Pernía, autor de tres de los seis goles anotados por los Rojos en las ocho primeras fechas del torneo, el resto de los jugadores experimentados que deberían marcar diferencias como Danny Pérez o el colombiano Yeison Mena han sido inefectivos. La velocidad de Pérez para desbordar, que lo caracterizó en sus días con Zamora, no se ha visto en la cancha y Mena tuvo un debut fulgurante y luego se apagó. Ante este panorama, Leo tendrá que buscar en chamos con Ender Echenique la solución al problema ofensivo.

Superliga Juvenil U-13 enseñó el trabajo aguas abajo

El extraordinario esfuerzo realizado por la Federación Venezolana de Baloncesto, al mando de Hanthony Coello, para reimpulsar este deporte desde las categorías formativas se vio reflejado esta semana con la organización y desarrollo de la Superliga U-13 femenina y masculina que concluyeron el sábado con las finales disputadas en el Poliedrito de Caracas.

El choque entre los quintetos de Distrito Capital y Miranda en la final masculina mostró la virtudes y debilidades que tiene el baloncesto formativo en nuestro país. Fue positivo ver a los chamos jugando uno contra uno durante todo el partido y con jugadores que muestran sólidos fundamentos técnicos, como el mirandino Miguel Echezuría y el capitalino Jaret Semeco, dos de los mejores basqueteros de esta categoría.

Ambos mostraron capacidad para tomar tiros y encestar en penetración y con tiros de media distancia, exhibiendo una variedad de recursos. La otra cara de la moneda fue el nulo porcentaje de lanzamientos de larga distancia por parte de ambos equipos, así como en los tiros libres de los mirandinos. Son aspectos que los coach deben trabajar.

Deja un comentario

Lo último