lunes, agosto 8, 2022
InicioVisión de juegoVinotinto Sub-23 eximió primer test internacional

Vinotinto Sub-23 eximió primer test internacional

El torneo Maurice Revello, conocido antiguamente como Esperanzas de Toulon, es una de las competencias invitacionales de mayor prestigio y tradición en Francia. Este festival de fútbol, que comenzó en 1967 como un torneo de clubes y derivó con el tiempo en un espacio para que las selecciones nacionales exhiban sus talentos emergentes como lo hizo Venezuela en esta edición de 2022.

Por eso, es un logro para remarcar que en poco tiempo de trabajo, el cuerpo técnico de esta selección, comandada por el argentino Fernando “Bocha” Batista haya logrado articular un equipo competitivo, ordenado en la cancha, aplicado tácticamente para reducir las opciones de gol de los rivales, y aprovechar al máximo las contadas oportunidades que genera en el arco contrario.

Llegar a la final en su primera incursión en este torneo resultó un avance destacado, porque se dejó en el camino a México y Colombia que ya han sido campeonas de esta competencia en el pasado.

El partido decisivo que coronó una vez más a Francia en el Maurice Revello, al imponerse 2-1, mostró las luces y sombras de la Vinotinto Sub-23. En el primer tiempo la selección impidió a Francia que se moviera a sus anchas por la cancha, como lo hizo en las goleadas ante Argentina (6-0) y México (4-1) en la que en 30 minutos los galos ya había resuelto el enigma defensivo.

El trabajo táctico de la selección fue impecable. Emerson Ruiz y Andrés Romero se multiplicaron para evitar que los habilidosos jugadores de Francia, Aouchiche y Akliouche marcaran el ritmo del partido, impidiendo que dieran circulación al balón y consiguieran asociarse con Mara, el máximo artillero del torneo.

Salvo el tiro en el travesaño de Aouchiche, Francia apenas inquietó el arco de Samuel Rodríguez en esos primeros 45 minutos, en los que Telasco Segovia reconfirmó lo que es un hecho consumado: es la mayor promesa del fútbol nacional en la mitad del campo.

Con 19 años conoce los secretos de la posición de mediocentro. Es un tiempista que lleva el ritmo del juego atado a sus botines. Toca en corto para ralentizar o mete el pase profundo en busca de avanzar las líneas y dejar a los delanteros de cara al gol.

Telasco es una suerte de Sergio Busquets tropical, que no necesita una velocidad de crucero para moverse en el terreno, porque anticipa las acciones y se ubica antes de que todo ocurra, con su mente de prestidigitador del balón, como en el primer gol de la sub-23 en el triunfo 2-1 ante México, en la que vislumbró el desborde de Yerson Chacón y se colocó en el espacio justo para recibir y fusilar al portero mexicano.

Telasco fue una vez más la llave del juego de Venezuela en el choque contra Francia, y puso a soñar a la selección con el triunfo, gracias a sus dotes para intuir las jugadas. Acompañó el ataque de Jeriel De Santis y aprovechó un balón suelto en el área para meter un bombazo de derecha que lo terminó de encumbrar como el mejor jugador de esta edición del Maurice Revello.

En la segunda mitad, Francia cambió el ritmo del juego, tocó con más precisión y velocidad, y en dos acciones de genuina superioridad técnica; la primera de Akliouche, driblando a media defensa Vinotinto para definir con maestría, y, después, con un zurdazo superlativo de Mbuku, se llevó el título.

Al margen de la derrota, Venezuela se fue del torneo mostrando un equipo sólido que puede seguir creciendo.

De Santis es una promesa de potente delantero que sabe jugar al espacio y se complementa con hombre de área como Daniel Pérez, autor de dos goles. Venezuela aprobó con buenas notas este primer test para el examen más exigente de buscar en 20224 la clasificación a los Juegos Olímpicos de París.

Laterales-volantes, Soteldo como manija y Salomón Róndón indispensable arriba

Siempre es un éxito ganar, los triunfos aumentan la confianza de los jugadores y los cuerpos técnicos, y nutren los proyectos a largo plazo como el que lleva adelante el seleccionador argentino José Néstor Pékerman con la Vinotinto.

Aunque las victorias ante Malta y la mundialista Arabia Saudita, ambas por la mínima diferencia de 1-0, no otorgaron puntos ni clasifican a nada, sirvieron para que el entrenador pusiera a prueba sus ideas de juego.

Una de ellas fue la de pararse en el fondo de la cancha con tres centrales, uno de ellos con proyección, y dos laterales-volantes, como solían jugar antaño las selecciones menores dirigidas por Lino Alonso.

Ante la ausencia de laterales profundos con ida y vuelta para recorrer la banda, Pékerman probó por las bandas con carrileros a los que utilizó de apoyo en las transiciones defensivas para taponar a los laterales rivales, y los utilizó como extremos, bien abiertos para atacar por los costados. Por su velocidad para ir y venir, Jhon Murillo fue el que mejor lució en esa propuesta táctica que ensayó el entrenador argentino en su gira europea.

En el ataque, quedó claro que Pékerman quiere un medio de enlace que se adueñe del balón y profundice con sus pases. Y esa función se la otorgó a Yeferson Soteldo, quien fue el más destacado en ambos partidos con sus precisas habilitaciones.

Salomón Rondón sigue siendo indispensable en el ataque, porque ningún otro delantero puede aportar la fuerza y definición del Gladiador.

Deja un comentario

Lo último