jueves, mayo 30, 2024
InicioHumberto AcostaLa fiesta de Marcano Trillo

La fiesta de Marcano Trillo

Disfruten de una nueva entrega de "Tripleplay" por Humberto Acosta

Fue uno de esos episodios que un periodista no olvida. Sí, Jesús Marcano Trillo hizo una fiesta cuando supo que los Cachorros de Chicago lo habían enviado a los Filis de Filadelfia. Era el 2 de enero de 1979. Al principio no lo quería creer, pero después de convencerse de que su pase a los Filias era un hecho, luego de pasar las últimas tres campaña con los Cachorros como su camarero titular, a todo el mundo decía que ya era hora.

“Tenía tres años escuchando los rumores sobre el interés que tenían los Filis en adquirirme”, contó todavía sorprendido el criollo, que en 1968 firmó su primer contrato para jugar en el norte con la organización de Filadelfia- “Cuando mi esposa y Francisco Rivero me dieron la noticia, no quería creerlo, pero sinceramente estoy muy feliz con el cambio. Primero, porque voy a jugar con un equipo ganador. Allí en Filadelfia tengo grandes amistades como mi antiguo compañero en las menores, Greg Luzisnki y el cubano José Cardenal, que por cierto hace tiempo me aseguró que yo volvería a Filadelfia”.

Después de estar en las menores de los Filis desde 1968 hasta 1971, Trillo fue adquirido en 1972 por los Atléticos de Oakland, equipo que lo enviaría en 1975 a los Cachorros de Chicago, donde estaría hasta la última campaña.

“Será como comenzar de nuevo”, dice Trillo, que en 1978 bateó para .261 y participó en 152 encuentros de los Cachorros. “Uno se siente al principio algo raro. Ya me pasó en Oakland y en Chicago, pero a medida que vaya entrando en confianza con mis nuevos compañeros, todo pasará”. Con el traslado, ahora Trillo pasa a formar parte de un conjunto lleno de estrellas millonarias, encabezadas por el también recién adquirido Pete Rose, el jonronero Mike Schmidt, el campocorto Larry Bowa, el jardinero Greg Luzinski, el pitchers Steve Carlton, el outfielder Garry Maddox y el jardinero Bake McBride entre otros.

“Bueno, no me quedará más remedio que ser el más opaco de todos”, bromes el infielder que en esta campaña finalizará un contrata de tres años con los Cachorros por 321 mil dólares. “A lo mejor me colocan de noveno bate, pero por lo menos les pediré un contrato donde gane lo mismo por un solo año”.

Con la adquisición de Trillo y de Rose, los Filis, que desde 1975 han ganado el gallardete de la División Este de la Liga Nacional, para 1979 lucen una vez más como los lógicos favoritos, aún con la presencia de los Piratas de Pittsburgh, que por poco le arrebatan el título en septiembre pasado, 90-72 por 88-73.

Equipazo en los Filis de Filadelfia

“Claro que ahora Filadelfia cuenta con un súper equipo” advierte Trillo. “No solo los Piratas deben estar preocupados, sino también los Dodgers y los Rojos, que han acabado con ellos en todos los playoffs anteriores. Pero honestamente, pienso que ese club, sin Pete Rose y sin mí, una vez más ganaría en su división”.

Cuenta el cable de la agencia AP que trajo la información, que el manager de los Filis, Dallas Green,  titubeó por un momento cuando se le preguntó qué tanto ayudará a los Filis la adquisición de Trillo, uno de los meres camareros defensivos del beisbol, y el venezolano agregó. “Por supuesto que al jugar al lado de Larry Bowa representará para mí una gran ventaja, pero no dejo de reconocer, que con Iván DeJesus, mi compañero de llave durante las dos últimas temporadas en Chicago, jugamos una gran pelota y fueron muchos los dobleplays que realizamos Ahora con Bowa tengo que comenzar por adaptarme al juego en la grama artificial.

EN TIPS

Grama artificial

“Serán cuatro temporadas jugando la mayoría de los juegos en la grama artificial”, recuerda el nuevo segunda base del Filadelfia. “El cambio en algo me afectará. Así que no les extrañe que en los primeros días, cometa algunos errores mientras logro acostumbrarme al astroturf y a Larry Bowa en el campocorto”.

Nuevo uniforme

Trillo deberá esperar por la notificación oficial del Chicago, o la llamada del Filadelfia para ir al nuevo campo de entrenamiento en Scott Dale en Florida. Sin embargo, ya se está preparando para todo lo que viene. Cambio de vivienda y todo lo que eso implica, aunque hasta que no se vea con el nuevo uniforme rojo y blanco de los Filis, no lo cree. Pero aún así, está feliz con la mudanza.

Deja un comentario

Lo último