domingo, febrero 25, 2024
InicioVisión de juegoCopa América para mezclar nueva cosecha en la Vinotinto

Copa América para mezclar nueva cosecha en la Vinotinto

Disfruten de una nueva entrega de "Visión de Juego" por Gerardo Blanco

Puestos a elegir entre una soberbia actuación en la Copa América del próximo año o la clasificación por primera vez en la historia a una Copa Mundial de Fútbol absoluta en la cita de 2026, no hay ni que pensarlo. Competir en el máximo evento del balompié es el Santo Grial para el fútbol venezolano, la gloria suprema, el sueño inalcanzable para varias generaciones de jugadores y aficionados, que han visto pasar de largo cada cuatro años el autobús que conduce al mayor espectáculo deportivo del mundo.

Nada se compara con un Mundial de Fútbol, y Venezuela ha tejido y destejido el sueño de clasificar a la Copa de la FIFA con la misma fe ciega de la ínclita Penélope a la espera del dulce regreso de su añorado Ulises. Como la Odisea del legendario héroe griego para volver a su querida Itaca, llegar al Mundial ha sido una larga agonía de años y años de búsqueda insaciable, sufrimientos, y decepciones acumuladas por el inexorable destino.

Pero después de que muchos jugadores y técnicos han ido tejiendo pacientemente el sueño de clasificar, con el boom de la Vinotinto caviar de Richard Páez a la cabeza, y la continuidad de resultados favorables del fútbol con el cuchillo entre los dientes de César Farías, parece haber llegado la hora para que Venezuela deje de ser la única selección de Conmebol sin participar en la fiesta mundial.

La Vinotinto del técnico argentino Fernando Batista está en el camino cierto para luchar por un cupo directo al Mundial de 2026. Nada debe desviarla de ese objetivo histórico. Esta nueva edición de la Copa América, la quinta en diez años, ideada para seguir multiplicando los panes y las exorbitantes ganancias de la Conmebol en el mercado más grande del fútbol actual como Estados Unidos, debería servir para que Batista dé rienda suelta a otro jugadores que necesitan fogueo al más alto nivel para ganar experiencia y exhibir sus potencialidades con vista al largo calendario de la eliminatoria mundialista.

Valga recordar que ante la crisis mundial de la pandemia del covid-19 y los contagios que sufrió la selección nacional antes de la Copa América de Brasil 2021, el seleccionador nacional portugués José Peseiro no tuvo más remedio que recurrir a un equipo alternativo, que generaba más dudas que ilusiones. En pocos días y con escasos entrenamientos armó un equipo luchador del que salieron nuevos valores para la selección como el “Brujo” José Martínez, Júnior Moreno, Nahuel Ferraresi, Luis Mago y Edson Castillo.

La venidera edición del campeonato de selecciones más antiguo del planeta podría servir para que el “Bocha” pruebe nuevos efectivos en la zona de definición como Eric Ramírez, quien cumplió una destacada temporada en el Atlético Nacional de Colombia, con nueve goles; o el prometedor Kevin Kelsy, que ya marcó con el Shakhtar Donest en el gran escenario de la Liga de Campeones, nada menos que en su debut ante el Porto.

También en la mitad del campo, el entrenador argentino tiene la posibilidad de dar minutos a uno de los mediocentros con más recursos técnicos para cortar balones, repartir juego y pisar el área rival: Daniel Pereira, una de las figuras del Austin, que por problemas logístico con su visa, no ha podido ser convocado por el “Bocha” para los partidos de la eliminatoria mundialista.

La Copa también sería ideal para dar minutos a Nahuel Ferraresi, un central que juega con la finura de un mediocampista creativo, cuya lesión de ligamentos cruzados en la rodilla derecha lo marginó del Sao Paulo y de la Vinotinto, pero que ya está recuperado. Probar y mezclar nuevas cepas para mejorar la cosecha Vinotinto es el trabajo de enólogo que Batista tiene por delante en Estados Unidos.

Caracas FC tiene que invertir en refuerzos si aspira a luchar en la Copa Libertadores

Los tiempos en los que el Caracas FC apelaba a la generosa chequera del doctor Guillermo Valentiner para reforzarse con algunos de los mejores talentos del país llegó a su fin con la desaparición física del filántropo del deporte. La nueva directiva del cuadro rojo, encabezada por su hijo Philip, heredero del club capitalino, cambió de forma radical. De la chequera se pasó a desarrollar la cantera, bajo el auspicio de un entrenador como Noel Sanvicente con una gran capacidad para descubrir valores y desarrollarlos bajo su ala protectora.

La contratación de Leonardo González para asumir la conducción del equipo en la pasada temporada tuvo el mismo propósito. Reducir al máximo la inversión en contratación de refuerzos y echar mano a los jugadores surgidos de las entrañas del club. Leo hizo milagros con una plantilla muy corta para clasificar a la Copa Libertadores y clasificar a la final. Pero es tiempo de que la directiva se meta la mano en el bolsillo para armar un equipo con más profundidad en todas las líneas para no ir al matadero en la próxima cita internacional.

Salida de Ritacco es una baja que no solo afecta al Táchira sino al espectáculo

Era de esperar que luego del gran desempeño que tuvo el argentino Gonzalo Ritacco en las filas del Deportivo Táchira, conduciendo al equipo a su décima estrella con su talento para manejar el balón, habilitar a sus compañeros con la sutileza de su golpeo y anotar gracias a su pegada de zurda, la directiva del cuadro aurinegro hiciera todo el esfuerzo a su alcance para renovar al mediocampista para la venidera temporada, donde el gran objetivo del equipo de Eduardo Saragó será avanzar lo más lejos posible en la Copa Libetadores.

Ritacco fue el mejor extranjero de la pasada temporada en la Liga Futve y uno de los más talentosos que se recuerde en el país en los años más recientes. Aunque Saragó fue quien lo trajo al Futve y era una de sus apuestas para la próxima temporada, no hubo acuerdo para que el argentino siguiera en el Táchira. Es una lástima que no pueda seguir, pues no sólo el cuadro aurinegro pierde a una de sus mejores piezas, sino que el propio fútbol nacional resentirá la ausencia de uno de esos jugadores que generan afición y hacen valer el dinero que pagan los aficionados por el espectáculo.

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Lo último