jueves, febrero 22, 2024
InicioVisión de juegoCampaña admirable de Táchira tuvo su merecida recompensa

Campaña admirable de Táchira tuvo su merecida recompensa

La Liga Futve tuvo un final cinematográfico. Los miles de fanáticos que acudieron al templo sagrado de San Cristóbal para respaldar como nunca antes a su querido equipo, con 37 mil personas agotando el aforo del estadio, vivieron el triunfo soñado durante el largo campeonato.

No había un equipo con más merecimientos para conquistar el trofeo que este Táchira coral, que recuperó la esencia de juego a ras de piso, el gusto por la tenencia y circulación del balón, el toque, las triangulaciones, el dominio por volumen y creatividad, dirigido de forma magistral por el técnico caraqueño Eduardo Saragó.

Táchira fue el equipo más aplicado en la ronda regular en la que terminó en la cima y ratificó su dominio en el cuadrangular eliminatorio para avanzar al partido final en otro magnífico clásico ante el corajudo Caracas del kinder de Leo González.

Pero no solo fueron los puntos alcanzados y las meras estadísticas exhibidas por el cuadro de Saragó lo que avalaba su suficiencia. Es cierto que este Táchira fue el que menos goles recibió (17) y el segundo mayor anotador en la ronda regular (47) sin tener en sus filas un verdadero killer del área.

Una regularidad que extendió hasta el playoff que también dominó con 12 puntos, 8 goles a favor y 3 en contra, todo lo cual le permitió llegar hasta el duelo decisivo, donde sumó, con más sufrimiento de lo esperado, la décima estrella para su camiseta y el récord absoluto de 29 juegos invictos en la Liga Futve.

La verdad del equipo de Saragó estuvo en su funcionamiento de relojería. Consiguió la perfección en el fondo de la cancha con ese mecanismo impasable integrado por el argentino Gonzalo Mottes, una atalaya para cortar los caminos por alto y por bajo que el sábado hizo desaparecer a Saúl Guarirapa; la velocidad del panameño Jiovany Ramos, que se cansó de anticipar y anuló al ghanés Ade Oguns; y la ubicuidad de José Marrufo para robar y salir jugando.

Esa suerte de líbero y dos stopper que se complementó con Teto Hernández y Yaniel Hernández como laterales-volantes, se volvió una Muralla China, un campo minado, que para martirio de los rivales se topaba, además, con la intuición, la seguridad y la rapidez de Alejandro Araque bajo el arco para repeler el peligro, cuando todo parecía perdido.

Pero el gran logro de Saragó fue devolver al fútbol del Táchira la generosidad del toque y el fútbol combinativo del cuadrado mágico integrado por Maurice Cova, el mejor jugador de la temporada, Gonzalo Ritacco, Esly García y Yerson Chacón. No obstante, fue una lástima que en el choque final, Saragó mostrara la versión más rácana del Táchira al elegir jugadores más potentes que creativos para someter al Caracas, guardando a Ritacco y a Esli en la banca.

No fue el partido más lúcido del cuadro aurinegro, pues Chacón estuvo muy solo en la mitad del campo, le faltaron socios para triangular, pero apeló a su gran calidad técnica al templar el pase de gol a la espalda de Luis Casiani para que Jean Franco Castillo desatara la celebración con un gol (m. 84) que parecía sellar la conquista del título.

Solo que el tiempo agregado parece conspirar siempre en contra de los planes de Saragó. La pesadilla que vivió en el Caracas, con aquel gol de Wilker Ángel (90+3) para empatar 2-2 y dar al Táchira el título del Torneo Clausura 2015, parecía repetirse con el inesperado tanto de Bryant Ortega (90+1), en una jugada de pelota detenida que Táchira defendió con displicencia.

El quinto empate del año en el clásico no pudo tener un final más dramático. Los chaos de Leo al final fueron consumidos por los nervios. La expulsión de Manuel Sulbarán condenó anímicamente al rojo, cuando mejor jugaba. Táchira hizo valer la mayor jerarquía de sus cobradores para imponerse en penales y cerrar con éxito su campaña admirable.

El Caracas de Leo luchó con los chamos hasta el último minuto

La derrota en la gran final de la Liga Futven sufrida por el Caracas FC no desmerece ni un ápice el magnífico trabajo realizado por el cuerpo técnico de Leo González.

El entrenador montañés tomó un equipo futbolística y anímicamente desmoronado por la pésima campaña vivida la temporada pasada. Leo tuvo que acomodarse al presupuesto reducido y a la política de potenciar el talento formado en las canteras del club para armar un equipo competitivo.

El fichaje más resonante en el ataque como fue el regreso del “Colorado” Fernando Aristeguieta terminó en el drama de la nueva lesión del mayor ídolo de la afición capitalina y su posterior retiro de las canchas.

Leo convirtió a Bryant Ortega en uno de los mediocampistas más determinantes del torneo, tuvo la valentía de jugársela en la defensa con chamitos como Blainneider, quien suplió en la final nada menos que a Rubert Quijada y los niños sacaron adelante al equipo, cuando Guarirapa y Oguns entraron en un hoyo negro. Nadie puede negarle a este Caracas el coraje para luchar por el título hasta el último minuto

Akram deja a su paso una Liga que revivió desde cero y sorteó la crisis mundial

La mezquindad que suele habitar en el fútbol venezolano y en la vida no puede relegar el trabajo realizado por el expresidente de la Liga Futve, Akram Almatni, para levantar desde las cenizas el campeonato y despedir su labor con esta inmejorable puesta en escena de la final que se vivió en Pueblo Nuevo, con un estadio repleto y todo el país pendiente de la resolución de esta nueva batalla, que cada vez se hace más memorable, entre Caracas y Táchira.

A Almatni y su equipo, integrado entre otros por los colegas Manuel De Oliveira, como Director Ejecutivo, y Juan Sifontes, responsable de las comunicaciones, les correspondió poner en primer plano una Liga que se fue a pique por la catástrofe de la pandemia del covid-19.

De un torneo sin público en los estadios, con equipos repletos de deudas por la crisis económica mundial y la perversidad del bloqueo contra nuestro país, la gestión de Almatni tuvo que tragar grueso, lidiar con un panorama ruinoso y lleno de adversidades, para gambetear hasta la final dorada en Pueblo Nuevo. La nueva directiva de la Liga llegará con el mandado hecho y la casa en orden.

Deja un comentario

Lo último