miércoles, mayo 29, 2024
InicioHumberto AcostaLa magia del beisbol

La magia del beisbol

Cada deporte, cada juego, tiene el su magia irremplazable. Única. Como es para nosotros los venezolanos, el beisbol. Estas líneas las descubrí una tarde, ya no sé de qué día, y me encantaría compartirlas con ustedes. Disfrútenlo.

“El muchacho en un solar abanica con el palo de la escoba, haciéndose la ilusión de que está parado en el plato con 50.000 ojos sobre él. Es el final del noveno inning y las bases están llenas. Su equipo va perdiendo por tres carreras.

Él abanica… Los viejos héroes emergen.

Jonrones, como barricadas de fuego de cañones disparados de la parte de arriba de un barco.

Una leve brisa y el tercer strike.

Estas son las ilusiones creadas por el beisbol. Ellas le permiten a la imaginación hacer viajes sin fin, pintando cuadros de fantasía a medida que el juego se desarrolla. Esta es parte de la magia del beisbol. Pero él no ha sobrevivido por más de cien años sólo en ilusiones.

Aunque muchos fanáticos de hoy no vieron nunca lanzar a Sandy Koufax ni a Bob Gibson, ellos pueden decir convencidos que él fue grande. No solo debido a sus historias, las cuales se han pasado a traves de los años diciendo acerca de su grandeza, sino también debido al récord que él dejó.

Esta es la prueba de su aclamación. Aún los récords no son meramente figuras blancas y negras sobre un pedazo de papel. Ellos también dicen acerca de su velocidad, control y resistencia, e inspiran un diálogo colorido donde quiera que el beisbol es jugado.

El diálogo puede ser calentado, y a menudo emocional, y puede arrojar la realidad fuera de proporción. Pero estos hombres son salvados del realismo del mito por los mismos archivos, los cuales los traen a aquel umbral. Esto, también es la magia.

El diseño del beisbol y su estrategia, requieren de un fanático paciente no demandado por otros deportes.

Aunque los eventos pueden suceder repentinamente en un campo de beisbol, la excitación es la que fomenta el despacio y necesario proceso de un juego y una temporada.

La magia del beisbol es el noveno inning, el último fragmento del juego, en el cual el conflicto es finalmente resuelto. Así como es con el inning final, así es la temporada. El beisbol es la carrera pendiente, el calendario, partido sobre partido, juego sobre juego, en los cuales lo deseado es alcanzado.

Un juego es sólo un evento aislado. Las estrategias se pierdan, la perspectiva es distorsionada. La magia del beisbol es la recompensa después que termina el esperar y el mirar.

Para la mayoría, después ésta es una recompensa intangible de una imagen no capturada, una memoria o el completo gritar de 50.000 gargantas enviando un corredor al home”, Anónimo.

Deja un comentario

Lo último