sábado, julio 13, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraApuntes sobre una final suramericana

Apuntes sobre una final suramericana

Disfruten de una nueva entrega de "Camiseta 10" por Cristóbal Guerra

El partido final de la Copa Libertadores dejó un cúmulo de experiencias que han desencantado, sin atenuantes, pero como no todo puede ser para mal, también algunos asuntos para aprovechar.

Y ponemos un ejemplo: en Brasil estaba lista la contratación de Carlo Ancelotti, por estos días técnico del Real Madrid, para dirigir a la selección verdiamarilla. Empero, la victoria de Fluminense sobre Boca Juniors ha levantado los enteros de Fernando Dinis, joven entrenador del equipo triunfador, para ser él quien conduzca al scracht.

Ya lo es, aunque interinamente, con resultados contrastantes, poco satisfactorios para el pentacampeón del mundo. Entonces, en la Confederación Brasileña de Fútbol se ha establecido un dilema: ¿continuamos las conversaciones con el italiano o damos el asunto por zanjado? Pues bien, mientras tanto, hablemos del partido.

Nos ha parecido de una calidad entredicho. Apartando las emociones y los fervores, hemos visto a dos equipos en lo que cuesta destacar a un jugador. Y no hemos podido evitar recurrir a la memoria, aquellos días en los que eran pocos los hombres que dejaban a sus equipos de Brasil y Argentina para ir a Europa en procura de fama y dinero.

Imaginamos por un momento a Fluminense y Boca Juniors con algunos de los valores que por estos días corretean balones en aquel continente. ¿No sería elevar los niveles de los mejores equipos de América del Sur? Choque, pelotas perdidas, indecisiones, no saber hacia dónde partir; todo eso vimos en la gran final. Pero, bueno, al final de todo es lo que se tiene, y con eso habrá que continuar o morir, valga la metáfora futbolera.

Y hagamos un reconocimiento al deporte brasilero. Mientras Fluminense tocaba la Copa Libertadores, los atletas alcanzaban 205 medallas, 66 de oro, en los Juegos Panamericanos de Chile, solo superados por la superioridad indiscutible de Estados Unidos, con 286 y 124 doradas.

Y hacemos esta referencia para recordar los Juegos de Caracas, en 1983: en aquel encuentro, Venezuela, con 12 medallas áureas disputó con Brasil, que alcanzó 14, el cuarto lugar de los países participantes. Hoy los atletas criollos ocuparon el lugar 10, con ocho premios.

¿Cómo explicar esta diferencia? ¿Porqué Brasil avanza y Venezuela se queda en el tiempo? ¿Quién ofrece argumentos? Por cierto, Cuba, segunda en el 83 y con 79 de oro, ahora es quinta con 30 títulos, y Colombia, novena en Caracas con una dorada, ahora es sexta con 29. ¿Qué ha pasado?

Nos vemos por ahí.

Deja un comentario

Lo último