viernes, marzo 1, 2024
InicioOpinionesCristóbal GuerraEl guión se va cumpliendo…

El guión se va cumpliendo…

Disfruta de una nueva entrega de "Camiseta 10" por Cristóbal Guerra

No hace falta ser Brasil o Argentina para sacar cuentas de los puntos a conseguir en el Premundial Suramericano. La Vinotinto también hizo sus cálculos, que algunos pensaron pasados de optimistas, en los que se hablaba de vencer en siete partidos en casa, y arañar algunos puntos aquí y allá en sus viajes por América del Sur. Y se decía que “siete partidos” dando por descontado lo imposible que parecía derrotar a brasileños y argentinos.

Ganarle a Paraguay, apabullar a Chile y el guión de la novela se va cumpliendo. Y obtener algún premio fuera de Maturín también, nada menos que el punto fue “apenas” ante Brasil. Y el guión se ha seguido cumpliendo. Este resultado alcanzado en el estadio Arena Pantanal, Cuiabá, estado de Mato Grosso, se ha convertido en la metáfora de que todo es posible. A la hora de sacar cuentas, ¿no se venció en Puerto La Cruz a Argentina, con todo y Lionel Messi? Entonces, no se puede dar por descontado caer ante los titanes de la región. Los partidos hay que jugarlos, como suelen decir los jugadores, cuando se les menciona a un rival difíciles de matar. Difíciles de matar como verdiamarillos y albicelestes.

Venezuela ha cumplido su papel fundamentado en diversos valores, y eso ha sido lo más importante. Porque lo más poderoso ha sido el bloque, la firmeza y la conjunción medio campo-defensa conseguido por la dirección técnica de Fernando Batista, aunque, porque a veces también cuenta, habría que resaltar los valores individuales del equipo. Ante los paraguayos fue Salomón Rondón con su agónico gol de posguerra, minuto 94. Fue el cobro de un penal ante el que muchos jugadores tiemblan y se niegan a pararse frente al balón. Rondón no. Ante Brasil le tocó a Eduard Bello, un jugador de poca nombradía que hizo valer aquel precepto de que “los héroes son anónimos”. Marcó aquel gol de chilena, de voltereta completa que dejó a Edilson, arquero adversario, clavado del piso como una estatua de algún parque.

Y sí hablamos de aquellos que se erigieron enorme en el fragor de los partidos, habría que traer a la memoria la actuación de Yeferson Soteldo ante los chilenos. Fue un festival que quiebres de cintura, de actos de prestidigitación, hechizo y embrujo que enloquecieron a los australes. Soteldo, como nunca, asumió que el fútbol no es individualismo, sino un ejercicio de compaginación de unos con otros en un hecho de cooperativismo.

La Vinotinto ya es tomada en cuenta. Persigue un libreto, una hoja de ruta que espera no confundir. Ahora vendrá Ecuador, el siempre difícil Ecuador ante el que irá Venezuela en procura de continuar la saga de victorias; luego el viaje a Lima, a la tierra del inca, para ver si es posible adelantar el presagio victorioso. ¿Qué tal seis puntos en esos dos capítulos? ¿Qué tal ver a la Vinotinto entreverada entre los primeros y con serias aspiraciones mundialistas?

Sin gloria, pero con agallas

Si revisamos con detenimiento la convocatoria de jugadores venezolanos, veremos que muy pocos de ellos actúan en reputados equipo de Europa y América. Tal vez solo podemos mencionar a un reducido grupo: Salomón Rondón en el River Plate de Buenos Aires, y Yeferson Soteldo y Tomás Rincón en el Santos de Sao Paulo, un equipo, hay que decirlo, venido a menos y muy lejos de sus días de triunfos glamorosos. Los muchachos Vinotinto juegan en ligas de menor categoría, muchos de ellos en la Major League Soccer de Estados Unidos, que aún no alcanza para ser considerada como de la mejores del mundo futbolístico.

Esta circunstancia eleva el trabajo del cuerpo técnico de Fernando Batista, que calladamente, sin aspavientos, lleva a la selección por el camino derecho y ha hecho olvidar a José Néstor Pékerman, traído con reputación de salvador pero que en verdad nunca salvó.

EN TIPS

Enorme

Se habla de los goleadores como los hombres de cada partido, poca veces de los defensas. En la Vinotinto ha sido Alexander González, lateral derecho.

Extravío

Yangel Herrera, uno de los más claros jugadores venezolanos, no ha dado lo mejor de sí en los cuatro partidos. Se le ha visto enredado en el medio campo.

Hormingón

Rafael Romo ha sido impasable en el arco Vinotinto. Solo dos goles recibidos en cuatro juegos hablan de su calidad como defensor de la última comarca.

Recursos

La selección ha sido pródiga en atacantes. Por eso es que a tipos como Josef Martínez y Darwin Machis les ha costado conseguir lugar en la alineación.

Anhelos

Maturín se ha erigido como el lugar para que el equipo nacional pueda desplegar su mejor fútbol. San Cristóbal y Puerto La Cruz también piden un juego.

1 COMENTARIO

  1. Buenos días! Excelente columna Sr Cristóbal, siempre realista y con metáforas que reflejan su sabiduría y experiencia. Abrazo y Gracias!
    Por qué no estuvo en la pasada jornada con Venevisión?

Deja un comentario

Lo último