sábado, julio 13, 2024
InicioVisión de juegoLa Vinotinto solidaria del “Bocha” sale por más puntos que ilusionen

La Vinotinto solidaria del “Bocha” sale por más puntos que ilusionen

Disfruta de una nueva entrega de "Visión de Juego" por Gerardo Blanco

Las dos últimas fechas en lo que resta de año de la eliminatoria mundialista de Conmebol tocan a puerta a partir del jueves, y la Vinotinto tendrá en sus botines la oportunidad de demostrar que sus aspiraciones son cada vez más fundamentadas ante dos rivales ante los que es obligatorio sumar puntos de local y visitante.

El hecho de que la doble fecha pasada fue de las más fulgurante para Venezuela con el empate luminoso 1-1 ante Brasil, mediante el gol para el premio Puskás de la FIFA anotado por Eduard Bello, y el aplastante triunfo 3-0 sobre Chile, en una exhibición incontestable de Yeferson Soteldo, aumenta las expectativas sobre el desempeño de la Vinotinto en estos enfrentamientos, el jueves contra Ecuador en el estadio Monumental de Maturín, y el martes 21 cuando visitará a Perú en el gramado del Nacional de Lima.

Sobran razones para confiar en la Vinotinto. Los siete puntos que ha conquistado el equipo que dirige el argentino Fernando “Bocha” Batista, en las cuatro fechas de la eliminatoria, han sido obtenidos con un rendimiento basado en el esfuerzo compartido, el sacrificio en todas las líneas para repartirse de manera responsable y equitativa el esfuerzo de ir y venir para atacar y defender con la misma eficacia.

Si algo destaca en esta selección es la solidaridad y el trabajo colectivo. Batista le ha inculcado a los jugadores una serie de conceptos que se proyectan con nitidez en la cancha. Uno de ellos es la convicción absoluta en sus capacidades. El mejor reflejo de esta expresión viene siendo el lateral Alexander González, que se ha convertido en uno de los efectivos más confiables del equipo, aportando una defensa impasable y proyección por su banda para defender su parcela y cruzar la cancha para atacar con la misma certeza.

Pero no se trata solo de aplicar labia y sicología deportiva para convencer al jugador de una propuesta. Batista ha reforzado su verbo con un sistema táctico que permite a la Vinotinto reducir los espacios a la mínima expresión, con líneas muy cortas y jugadores aplicados para presionar muy alto, cuando lo exigen las circunstancias del partido, con Salomón Rondón como primer escudo defensivo o retroceder con los extremos para que Jefferson Savarino, Darwin Machís, Soteldo, Eduard Bello o Samuel Sosa realicen una vigilancia sobre los rivales, se sumen a la labor de recuperar el balón o impidan superioridades numéricas por las bandas.

Tampoco hay espacio en el equipo de Batista para el personalismo ni la dependencia. No es un equipo que se basa en la exclusiva labor de una figura, y por el contrario el esfuerzo individual debe estar en función del objetivo colectivo de ganar y sumar puntos.

Esa noción de esfuerzo colectivo se vio reflejada en el empate ante Brasil, en la que Venezuela logró adueñarse del balón en la segunda parte y con un recital de toques consiguió desconcertar a la defensa amazónica hasta conseguir el centro de Savarino para el tanto acrobático de Bello. Y alcanzó su mayor expresión en la soberbia victoria 3-0 ante Chile. La presión alta del Brujo Martínez abrió camino al primer gol de Soteldo, y luego el 10 del Santos se adueñó de la escena para que sus gambetas y desbordes no fueran simples jugadas aisladas para el disfrute de la tribuna, sino que tuvieran consecuencias en el marcador, sirviendo los pases para que Salomón Rondón y Darwin Machís clavaran las dagas.

Hay motivos suficientes para que el país se haya enganchado de nuevo al tren de la Vinotinto, y este respaldo nacional seguramente producirá otro llenazo en el estadio Monumental de Maturín. Con este fútbol solidario y comprometido, Venezuela saldrá a por más puntos que alimenten la ilusión mundialista.

Las Frases

“Fernando Batista le ha inculcado a los jugadores una serie de conceptos que se proyectan con nitidez en la cancha”

“Ha reforzado su verbo con un sistema táctico que permite a la Vinotinto reducir los espacios a la mínima expresión”

“Tampoco hay espacio en el equipo de Batista para la dependencia. No es un equipo que se basa en la exclusiva labor de una figura”

A cuidarse de la temible sociedad entre Kendry Páez y Enner Valencia

Ecuador es un equipo que hace de la velocidad y potencia de sus jugadores sus principales recursos para inclinar la cancha de su lado. Aunque el técnico español Félix Sánchez ha querido inyectar un toque más de calma para alargar las posesiones y que el balón circule sin tanta aceleración en cada transición ofensiva, lo cierto es que el fútbol meridional se ha hecho fuerte en el continente y ha logrado avanzar a los mundiales sobre la base de un ataque relampagueante, muy vertical para llegar al campo rival sin tanta elaboración, sino mediante fulminantes contraataques.

Enner Valencia, el delantero del Internacional de Porto Alegre, que ya comandó a Ecuador en su clasificación al Mundial de Qatar 2022, es la punta de lanza de este juego directo, pero el nuevo entrenador ha fortalecido el control del balón con la incorporación de la nueva joya, Kendry Páez, quien ya anotó en el triunfo 1-2 sobre Bolivia para convertirse a los 16 años en más joven en hacerlo en un pemundial de la Conmebol. La Vinotinto tendrá que cuidarse de esta temible sociedad meridional.

Perú controla el juego pero ha carecido de dinamita para definir

Perú ha tenido un flaco comienzo con apenas un empate sin goles ante Paraguay en Asunción y tres derrotas consecutiva en sus duelos contra Brasil (0-1), Chile (2-0) y Argentina (0-2), pero no hay que equivocarse con la selección incaica. En el choque ante la selección amazónica realizó un partido impecable en el que generó ocasiones de peligro en el arco de Ederson, aunque al final sufrió un castigo excesivo en una acción que ha patentado Marquinhos, en la que liquida con un remate de cabeza en una jugada de balón detenido.

El gran problema de Perú en las cuatro fechas de la eliminatoria es su falta de contundencia. Es la única selección que no ha podido convertir goles y esa deficiencia en el ataque puede explicarse, en parte, por la ausencia de Gialuca Lapadula, quien se encuentra en proceso de recuperación tras ser operado de una lesión en el tobillo. El escaso aporte del experimentado Paolo Guerrero en el ataque, obligó al técnico Juan Reinoso a Jhamir D’Arrigo, Matía Succar y Fabrizio Roca para buscar soluciones. Esperemos que la defensa Vinotinto alargue el divorcia incaico con las redes.

Deja un comentario

Lo último