viernes, abril 12, 2024
InicioVisión de juegoGesto técnico de Salo Rondón demostró su clase de goleador

Gesto técnico de Salo Rondón demostró su clase de goleador

Disfruten de una nueva entrega de "Vision de Juego" por Gerardo Blanco

Los críticos de Salomón Rondón que no desperdician cualquier menudencia para atacar en las redes sociales al más insigne goleador de la historia del fútbol nacional, seguro convulsionaron por el gran debut que tuvo el caraqueño en su nuevo equipo en la Liga de México. Bastó un primer juego para que Salo la rompiera con el Pachuca. Hizo un partido redondo. Corrió, luchó en el área, fue el primer defensa del los Tuzos al presionar alto la salida de la máquina cementera del Cruz Azul y puso la guinda al pastel convirtindo un gol que lo hemos visto muchas veces en su exitosa trayectoria.

Agazapado en el área, presto para recibir el balón y mandarlo al fondo, Salo aprovechó un error en la salida del central Giovani Pioni que fue anticipado por Erick Sánchez y el pase de pecho del camiseta 10 del Pachuca cayó en los pies de un atento Salo. Cualquier otro delantero hubiera soltado presuroso el riflazo de derecha, el perfil natural del catiense, pero prefirió exhibir su repertorio técnico. Amagó, se quitó de un cinturazo al colombiano Willer Ditta y de zurda clavó un tiro cruzado al palo lejano, inatajable para el arquero Kevin Mier, otro neogranadino que quedó regando en el césped ante la maestría del venezolano.

A los que acusan de Salomón de ser un tronco, que carece de movilidad y técnica para liquidar en el área, basta con mostrarle este fabuloso gesto técnico con el balón para pedirle que de una vez cierren la boca y respeten a un tipo que ha hecho goles en todos los equipos y ligas en las que ha demostrado su talento.

Lo mejor que hizo Salo en esta época final de su carrera fue salir de un equipo como River Plate, donde nunca tuvo la confianza plena de los aficionados, que esperaban demasiado de un equipo sin conexiones, donde todos los mediocampistas estaban en plan de tenores, de lucirse en solitario y preferían disparar al arco en lugar de generar sociedades para que Rondón o el colombiano Miguel Borja hicieran su trabajo en el área.

Por eso tiene razón el venezolano, cuando declaraba ante los micrófonos de los medios mexicanos que cubrieron su debut con el Pachuca que “había pasado tiempos difíciles”, pero después de trabajar con afán para tener un debut soñado el fútbol “le dio revancha”.
A los 34 años, todavía le queda cuerda a Salomón para seguir perforando las redes. Su preocupación por la alimentación para mantenerse sano y físicamente a punto, y el rigor que ofrece en cada entrenamiento, también fueron alabados por el entrenador del los Tuzos, el uruguayo Jorge Almada, quien agradeció contar con un jugador que se mató en la cancha hasta el minuto 97 y que sirve de ejemplo para la joven plantilla del Pachuca.

La que más se beneficia de que Salomón esté en el lugar donde siente que puede rendir a plenitud y su familia está completamente a gusto, es la selección Vinotinto. Un delantero feliz y en sintonía con el fútbol es lo que requiere el combinado nacional para afrontar el segundo año de las eliminatorias suramericanas al Mundial de 2026.

El Gladiador necesita minutos en cancha, sentirse parte importante de un equipo, cuya titularidad no esté en permanente discusión como ocurría en Argentina con River. Esa seguridad se la ofrece en este momento el Pachuca, en la que ya se metió a la afición en el bolsillo un primer juego. Los medios mexicanos también se rindieron a los pies del venezolano, del que alabaron no solo la calidad técnica de su gol, sino la entrega que puso a lo largo de todo el partido.

Es muy temprano para soltar las campanas al vuelo, pero al menos este primer juego sirvió para que los haters de Salomón hagan profundo silencio, se muerdan la legua y beban la amarga medicina de un gran goleador.

Táchira es una expresión social de enraizamiento y permanencia

Que en el fútbol venezolano un equipo arribe a los 50 años de existencia es una hazaña para celebrar con alfombra roja y cohetería. Lo común a lo largo de la historia del futve es la inexorable desaparición. La lista de divisas que aparecieron fugaz con algún lucimiento y luego se borraron del mapa es muy larga, y por suerte el Deportivo Táchira no forma parte de ese cementerio institucional.

El cuadro aurinegro llegó la semana pasada a cinco décadas de existencia, en las que también vivió horas bajas que amenazaron su permanencia en el fútbol nacional, pero siempre logró sobrevivir con el respaldo de su fiel afición, de los grupos empresariales y los gobiernos regionales que han visto en el Táchira el mejor camino para ganar visibilidad, aprobación social y hasta votos. Táchira es un ejemplo de siembra y enraizamiento en la sociedad.

El “Aurinegro” es un sentimiento colectivo que une e identifica a un pueblo con el fútbol; solo le falta abrirse, tener socios y elecciones para que dejara de depender de un dueño y pasara a ser un verdadero club.

La UCV apunta para ser el equipo revelación de la nueva temporada

El próximo torneo de la Liga Futve que comienza el próximo viernes con los duelos entre Rayo Zuliano-Portuguesa y Metropolitanos-Monagas se anuncia como uno de los más competitivos de los últimos años, marcados por la pandemia del covid-19 y la crisis económica de la que Venezuela parece emerger. Táchira, claro, está, es nuevamente el favorito. El actual campeón de la Liga Futve tiene todo para repetir. Un técnico estudioso y trabajador, que conoce y analiza cada detalle para planificar su partidos, como Eduardo Saragó, y una plantilla con experiencia y profundiad, más allás de bajas sensibles como las de Esli García y el argentino Gonzalo Ritacco.

La Universidad Central de Venezuela, el primer campeón del fútbol profesional de nuestro país, ha invertido fuerte para que el técnico Daniel Sasso cuente con todas las piezas para ser el equipo revelación del torneo. El Caracas FC dependerá del poder de su inagotable cantera, y anoten desde ya un nombre que puede ser una de las nuevas figuras del Rojo: Rhodier Lezama, una joya que Leo González tiene que pulir para hacerla brillar a plenitud.

Deja un comentario

Lo último